Inicio»Yucatán»Gobernador, omiso ante violencia a las mujeres

Gobernador, omiso ante violencia a las mujeres

2
Compartidos
Google+

El desinterés que ha demostrado el gobierno que encabeza Rolando Zapata Bello para atender la violencia que sufren las mujeres, sobre todo en aquellas que habitan en zonas mayas, refleja un panorama crítico de desconfianza e injusticia, toda vez que apenas el 11 por ciento de las violentadas decide denunciar, mientras que un 89 por ciento queda en estado de desamparo.

Ana Pecova, directora de “Equis Justicia para las Mujeres”, manifestó que ante la ausencia de instituciones públicas que atiendan la violencia que sufren las mujeres indígenas en Yucatán, solo el 2.4 por ciento del total de denuncias por estos casos concluyen en juicios.

Al anunciar el proyecto “Promotoras mayas de justicia. Construyendo caminos para el ejercicio de nuestros derechos”, que se desarrollará durante un año en comunidades mayas, indicó que en Yucatán se estima que el 76 por ciento de las féminas indígenas que viven violencia física no denuncian por temor.

“El problema es muy grave porque no solo no cumplen con su responsabilidad (el Gobierno) sino que en muchos casos aparecen como violadores de los derechos humanos. Está ausente la perspectiva de género en todos los operadores de justicia”, aseveró.

Se informó que el problema de la violencia que viven las mujeres indígenas de Yucatán se agudiza debido a la ausencia de instituciones públicas que atiendan el problema eficientemente en sus comunidades.

Algunos de los obstáculos más frecuentes para el acceso a la justicia de estas mujeres son que los centros de atención se ubican lejos de sus comunidades, las políticas públicas no toman en cuenta la dimensión cultural, pues no se cuenta con los suficientes intérpretes y aun se producen esquemas de discriminación y violencia institucional, lo que demuestra una total apatía por parte del Gobierno del Estado en cubrir este déficit.

Ana Pecova lamentó el desinterés que han tenido los organismos gubernamentales en atender la violencia contra las mujeres en Yucatán y en el país, tal como lo demuestran las estadísticas pues solo el 11 por ciento de las féminas que son violentadas denuncian y de ese monto apenas el 2.4 por ciento llegan a juicio.

“Es complejo buscar justicia en México, ponen demasiados filtros a las mujeres y por ello muchas optan por no dar seguimiento a sus denuncias”, apuntó.

“Hay desconfianza en las instituciones públicas y se debe a la falta de buenas prácticas y del trabajo de las autoridades. Tenemos instituciones que en lugar de apoyarte te revictimizan y te hacen víctima de violencia institucional”, aseveró.

Por su parte, Leticia Murúa Beltrán, directora de APIS Sureste Fundación para la Equidad, expresó que otros de los problemas que enfrentan las mujeres en la entidad es la dilación en el acceso a la justicia cuando el Estado está obligado a proteger a las víctimas.

En cuanto al proyecto, consiste en un completo proceso de formación jurídica para mujeres mayas promotoras de justicia en Yucatán, con el propósito de facilitar y orientar en el acceso a la justicia comunitaria y estatal.

La iniciativa se desarrollará durante un año en Halachó, Kinchil, Chikindzonot, Tekom y Tixcacalcupul.

Noticia anterior

Reforzarán acciones en materia educativa

Siguiente noticia

Miente el obispo