Inicio»Yucatán»Cientos de motos sin placas

Cientos de motos sin placas

0
Compartidos
Google+

El tráfico ilegal de motocicletas provenientes de otros estados del país incrementa en el Estado, para satisfacer la demanda de transporte en las poblaciones del interior del Estado, pero los propietarios se abstienen a emplacarlas, afirmó el presidente del Motoclub “Cotorras”, Armando Marín Zea.

La problemática se comprueba cuando se registran accidentes de tránsito, ya que el conductor carece de documentación y la unidad de matrícula.

La situación se complica cuando el conductor es menor de edad, pues carece de formación vial.

Las motos ilegales satisfacen la necesidad de los municipios carentes de sistema de transporte público de pasajeros, pues lo utilizan los adultos para trasladarse a su centro laboral, milpa o rancho, mientras que en el caso de los menores de edad, para ir a la escuela.

Por ende, se desconoce el número total de motocicletas que transitan en el Estado, sólo se sabe de los vehículos que cuentan con el numeral entregado por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Aún así, Yucatán es considerado como el Estado con mayor número de motocicletas per cápita, aunque dijo desconocer la proporción y el comparativo con otras entidades federativas.

Incluso, ya cuenta con 100 motoclubs cuyo número de integrantes en cada uno de ellos fluctúa entre cinco a 40, además que ha crecido el número de empresas que comercializan motocicletas recreativas y cada una de ellas vende hasta 60 unidades por año.

En cuanto al índice de mortalidad, comentó que en el primer trimestre del año se registraron 37 casos, cuando en el mismo período de 2015 la cifra fue de 26, por lo que el incremento es del 42.3 por ciento.

Diversos son los motivos de los mortales hechos de tránsito, aunque destacan el descuido, la imprudencia y la prisa.

En menor medida, los siniestros ocurren con los propietarios de motocicletas de mayor cilindraje.

Noticia anterior

Progreso debe ser para todos

Siguiente noticia

Camión cervecero derribó una barda