Inicio»Yucatán»Hospital de Ticul, muestra de opacidad y corrupción

Hospital de Ticul, muestra de opacidad y corrupción

3
Compartidos
Google+

El fallido proyecto de construcción de un hospital regional en Ticul, que atendería a más de 125 mil personas del sur de la entidad, representa el monumento a la opacidad y la corrupción del Gobierno del Estado que encabeza Rolando Zapata Bello.

El mandatario ha sido incapaz de sancionar las anomalías de la administración pasada de Ivonne Aracelly Ortega Pacheco, cuando se despilfarró el dinero de los yucatecos, denunció el presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, Raúl Paz Alonzo.

De su lado, el diputado local Gerardo Montalvo Mata urgió una investigación seria para conocer el destino de los millonarios recursos erogados en lo que hoy se puede considerar un elefante blanco en Ticul.

Como habitante de ese municipio lamento mucho que las autoridades estatales sean incapaces de dar las explicaciones que los yucatecos estamos esperando”.

Proyectado con un presupuesto aproximado de mil 300 millones de pesos, vemos ahora que el hospital se ha convertido en verdadero ejemplo de la opacidad del gobierno de la exmandataria, Ivonne Aracelly Ortega Pacheco, solapada por Rolando Zapata Bello”.

 

INFLAN PRECIOS

“De manera poco transparente e inflando los precios de los terrenos, el gobierno de Ivonne Ortega compró cuatro lotes en Ticul por un millón 700 mil pesos cada uno, haciendo un total de seis millones 800 mil pesos en terrenos, pero que catastralmente cada uno no supera los 10 mil pesos.

“Compraron en millones de pesos lo que costaba menos de 50 mil pesos, ahí comenzó la primera irregularidad”, explicó.

Llama la atención que esa compra fue hecha a Yalili Salomón Isaac, sobrina del actual delegado del Inaes en Yucatán y prima del actual alcalde de Ticul. A todas luces hay un conflicto de intereses, denunció.

Por su parte, Paz Alonzo recordó que “el final del sexenio de Ortega Pacheco fue el de las primeras piedras por todos lados, manejos indiscriminados de millonarios recursos y corrupción, pero hasta el momento el mandatario actual no ha desarrollado una investigación seria al respecto”.

Siete meses antes de que concluya la administración de Ivonne Aracelly Ortega Pacheco, específicamente el 29 de febrero de 2012, los integrantes de la LIX Legislatura local aprobaron un decreto que le dio carta abierta a la exmandataria para solicitar empréstitos para la construcción de un hospital regional, que atendería la zona sur de la entidad, con sede en Ticul.

En documento en poder de TRIBUNA Yucatán se explica que legisladores locales aprobaron el “decreto de autorización para la realización del Programa de Impulso a la Infraestructura y Servicios de Salud de Yucatán, a través del esquema de Proyectos para la Prestación de Servicios (PPS)”, publicado en el Diario Oficial del Gobierno del Estado el primero de marzo de 2012.

El legislador ticuleño Montalvo Mata recordó que en su momento “el Poder Legislativo del Estado de Yucatán autorizó al Poder Ejecutivo realizar la asignación en el Presupuesto de Egresos del Estado de cada año, mientras esté vigente el contrato PPS, para el desarrollo y la construcción del hospital mencionado.

De acuerdo con los antecedentes del decreto, se menciona que el 19 de abril de 2012 se publicó en el Diario Oficial del Gobierno del Estado el decreto 404, que autorizaba la afectación irrevocable de participaciones federales del Estado para la constitución de un fideicomiso de garantía o fuente de pago para los proyectos que se realicen a través del esquema de proyecto de prestación de servicios en un plazo máximo de 25 años.

El legislador señaló que dicho mandato es el número F/422 “Fideicomiso irrevocable de emisión, administración y pago”, representado por grupo Marhnos (ganador de la licitación del hospital de Ticul, a través de su filial Infraestructura Hospitalaria de la Península).

Dicho consorcio a su vez emitió certificados bursátiles para financiar la construcción del nosocomio de Ticul, que se encuentran cotizados en la Bolsa Mexicana de Valores.

Sostuvo que “esta información la tenemos de acuerdo al antecedente segundo del decreto y al informe anual 2014 del Fideicomiso irrevocable de pago F/422, emitido por el Banco Nacional de México”.

Con base en los datos inscritos en el Registro de Obligaciones y Empréstitos de las Entidades Federativas y Municipios, información compilada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en 2013, aparece que Servicios de Salud de Yucatán había comprometido parte de las participaciones federales del Estado por los próximos 25 años.

Ello, para realizar el pago de cinco mil 572 millones de pesos al ganador de la licitación pública para la construcción del centro hospitalario de segundo nivel en el municipio de Ticul, a razón de 185 millones de pesos anuales por la construcción y operación del mismo.

Mencionó que de los cinco mil 572 millones de pesos, aproximadamente mil 300 millones son exclusivamente para la construcción y equipamiento del hospital, “al menos así se proyectó, aunque vemos que todo quedó en promesas”.

Ante estas anomalías, diversas asociaciones civiles han solicitado información del contrato y demás documentación relacionada con el citado hospital, pero la Unidad de Acceso a la Información del Poder Ejecutivo se ha limitado a contestarles:

“Después de una búsqueda exhaustiva en los archivos de las secretarías de Salud Estatal, de Obras Públicas y de Administración y Finanzas así como en los del Instituto para la Conservación de Obra Pública del Estado, la información que solicita no existe”.

Pero parte de aquella se encuentra reservada en la Secretaría de Administración y Finanzas a través del Acuerdo de Reserva 014-bis/SAF/2013 con  fecha del 17 de septiembre de 2013, por un periodo de cinco años.

Noticia anterior

Adiós Río de Janeiro 2016

Siguiente noticia

Concluyen estudios con éxito