Inicio»Yucatán»Desampara Zapata Bello a niños con desnutrición

Desampara Zapata Bello a niños con desnutrición

0
Compartidos
Google+

Más de 11 mil niños que viven en pobreza extrema y tienen problemas de desnutrición crónica no recibirán este año los beneficios de “Un kilo de ayuda”, luego de que el gobernador Rolando Zapata Bello canceló para el presente año la aportación de 18 millones de pesos a ese programa.

Y es que en el presupuesto de egresos del Gobierno del Estado de 2017, el mandatario yucateco no contempló los 18 millones de pesos de aportación a dicha organización de la sociedad civil, a pesar que de 2013 a 2016 se incluyeron esos recursos.

Trascendió que la cancelación del esquema ocasionó que las oficinas de atención en Mérida y Tekax dejaran de funcionar, dejando sin empleo a más de 30 personas, entre ellas nutriólogos.

Con recursos federales y apoyos de instituciones de beneficencia pública solo se mantiene la oficina de apoyo en Valladolid, pero 11 mil niños yucatecos no recibirán este año los beneficios del programa por falta de apoyo del mandatario yucateco.

El pasado domingo 5 de febrero, en el Parque Artículo 123, con motivo del aniversario de la promulgación de la Constitución Política, el gerente estatal y el director de Finanzas y Administración de Un kilo de ayuda, Gabriel Estrella Canché y Edgar Alberto Barajas Barrera, respectivamente, se acercaron al secretario general de Gobierno, Roberto Rodríguez Asaf, para recordarle que el Gobierno no los apoyó este año.

Sin embargo, el funcionario estatal los envió con el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), Juan José Canul Pérez, quien a su vez les dijo que tomaría en cuenta la petición de apoyo, sin definir nada.

Al respecto, Barajas Barrera dijo que luego de 19 años de éxito en la entidad, una de las mejores posicionadas en el país, el programa cierra lamentablemente sus puertas en Mérida y Tekax porque el Gobierno del Estado les canceló la aportación.

Precisó que el esquema es una organización de la sociedad civil con 30 años de trabajo, que atiende a niños con desnutrición crónica en más de 80 municipios de Yucatán, que busca transformar sus condiciones de vida aprovechando el periodo de mayor oportunidad de la primera infancia.

Anunció que van a buscar recursos para mantener vigente el programa a través de los empresarios. “El programa, aunque limitado y reducido, sigue su marcha a favor de los niños desamparados del Estado”.

“Desconocemos el motivo por el cual el Gobierno del Estado no siguió apoyando el importante programa en beneficio de la niñez con desnutrición crónica, sus razones tendrá, pero esperemos que rectifiquen y a final de cuentas nos brinden los apoyos requeridos”, acotó.

Por su parte, el gerente estatal Estrella Chan expresó que es difícil que la Seder les transfiera el recurso necesario.

Lamentó la cancelación de los recursos de parte de la administración estatal.  “Será duro golpe para miles de niños, que no recibirán los tratamientos para sus habilidades y capacidades por falta de interés del Gobierno yucateco”.

Finalmente, recordó que la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco fue la que más apoyos brindó a este importante proyecto social en favor de la niñez marginada y con problemas de desnutrición crónica.

 

VERSIÓN OFICIAL

Mediante un comunicado de prensa, “Un kilo de ayuda” informó a la sociedad que se ha visto obligado a suspender operaciones y cerrar los centros para el Desarrollo Infantil Temprano (Cedit) de Tekax e Ixtmakuil, por lo cual dejará de intervenir en 68 municipios, 116 comunidades y en ocho mil niñas y niños yucatecos.

Esto debido a que en el presupuesto de egresos del Estado 2017 no se incluyeron los recursos destinados a su operación.

“Ante esta incertidumbre sobre la renovación del convenio firmado desde 2012 con la Secretaría de Desarrollo Social, no se está en posibilidad de continuar invirtiendo en el periodo más crítico de la vida de cualquier ser humano, la primera infancia”.

Noticia anterior

Porcicultores no le temen a fin del TLC

Siguiente noticia

Estado no está exento de microcefalia