Inicio»Yucatán»Descubre el INAH fenómeno en Chichén

Descubre el INAH fenómeno en Chichén

1
Compartidos
Google+

Especialistas del INAH descubrieron en Chichén Itzá un inédito fenómeno arqueoastronómico que  sucede dos veces al año, cuando el sol ingresa al “inframundo” a través de un edificio piramidal construido sobre una gruta natural.

El especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Yucatán, Marco Antonio Santos Ramírez, indicó que ese evento fue identificado en “El Osario”, uno de los pocos edificios precolombinos que tienen una alineación cenital.

“Es la única estructura con una alineación arqueoastronómica que permite que una de las máximas deidades mayas, en este caso el sol, ingrese a una oquedad”, precisó.

El también director de la zona arqueológica recordó que el sol está en el cenit, “es decir justo sobre nuestras cabezas, al grado que los cuerpos verticales no generan sombras”.

De acuerdo con el astrónomo yucateco, Eddie Ariel Salazar Gamboa, en Chichén Itzá, el sol en el cenit ocurre el 23 de mayo y el 19 de julio, es decir, una lunación antes y después del solsticio de verano, el cual ocurre el 21 de junio.

Hasta hace poco se sabía que  los únicos edificios cenitales era el observatorio solar de Acanceh, del cual queda la estructura circular cuyo basamento fue construido en una pirámide, con una altura de dos metros y al cual le falta la parte superior.

Noticia anterior

Es Zapata incongruente e irresponsable: Barrera

Siguiente noticia

Brillante carrera: Wurtele