Inicio»Yucatán»No ayuda gobernador a víctimas de fraude

No ayuda gobernador a víctimas de fraude

0
Compartidos
Google+

Un grupo de personas protestó en contra el gobernador Rolando Zapata Bello, por su negativa de apoyarles a recuperar su dinero que la familia Argáez López, dueña de la empresa Crecicuentas, les estafó.

Ayer a las nueve de la mañana, cerca de 100 personas, la mayoría de la tercera edad, partieron del parque de San Juan hasta el Palacio de Gobierno, acompañados de una batucada, para exigir al mandatario que les hagan justicia y que no quede impune el fraude de 500 millones de pesos que afecta a más de 800 personas.

Con pancartas con leyendas que reprueban la actitud del gobernador en el problema, señalaron que no es justo que los hermanos Jorge Alberto, Miguel Ángel y Claudia Rubí Argáez López, junto con su madre Lina Rubí López Conrado, hayan abandonado el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Mérida el pasado 7 de abril de 2017, por orden de un juez federal que les concedió el amparo.

Entre los manifestantes se encontraban personas de Mérida, Dzan, Ticul y Oxkutzcab, entre otros, que exigieron la devolución de su dinero.

La vocera de los inconformes, Rosalba Angulo Esquivel, dijo que el titular de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (Segey), Víctor Caballero Durán, asesor de Crecicuentas, sabía del millonario fraude por eso se retiró, pero es cómplice de la familia Argáez López y tiene responsabilidad así como otros funcionarios como Celia María Rivas Rodríguez, actual presidenta del Congreso del Estado.

Detalló que el problema inició en diciembre de 2012 y buscaron el apoyo de la entonces fiscal general, Rivas Rodríguez, quien les negó ayuda y arrojó los expedientes a la Procuraduría General de la República (PGR).

Cabe recordar que el 11 de enero de 2016, los integrantes de la familia Argáez López y la madre de éstos, fueron detenidos por la Fiscalía General del Estado y  el juez de Control les negó derecho fianza.

Pero el pasado siete de abril los dejaron libres por orden de un juez federal en Mérida.

Al respecto, Angulo Esquivel puntualizó que en diciembre del año pasado las autodenominadas “Abuelas de la Plaza Grande” recibieron su dinero, por ello dejaron de protestar frente a la sede del Poder Ejecutivo estatal.

Sentenció que Caballero Durán quiere competir por la gubernatura del Estado el próximo año, pero tendrá el rechazo de las familias que fueron defraudadas.

Insistió que quieren su dinero, algunos defraudados han muerto, pero sus hijos y nietos quieren la devolución de lo que les pertenece, pero sobre todo justicia.

Los quejosos manifestaron que solo les han pagado a 40 personas, las primeras 20 fueron de “Las Abuelas de la Plaza Grande” que dejaron de acudir a las sabatinas protestas, donde reprochaban la actitud del gobernador Zapata Bello, y a otras 20 del municipio de Oxcutzcab que firmaron de conformidad ante un juez y por lo cual fueron liberados los hermanos Argáez.

Otro de los quejosos, Julio César Magaña Osorio, manifestó su descontento ante este hecho que ha causado muertes y malestar en la población del sur del Estado.

“Vamos a levantar a las personas del pueblo. Ya nos cansamos. ¿Por qué dejaron libres a los hermanos Argáez? ¿Por qué no nos pagaron? Muchas personas han fallecido, muchas están sufriendo, no tienen para comer o ir al doctor, estafaron a indígenas, tenemos cuatro años que no nos hacen justicia”, lamentó.

Noticia anterior

Consumo de mariguana se regularizará para medicina

Siguiente noticia

Portada