Inicio»Portada»Crecen ataques de perros

Crecen ataques de perros

1
Compartidos
Google+

El brote de rabia canina y felina en Yucatán se complica con el aumento de la incidencia de personas atacadas por perros, por lo que es alto el riesgo de contraer la mortal enfermedad, mientras que las autoridades yucatecas no  terminan de definir estrategias contundentes y eficaces.

A poco más de un mes de la aparición de los brotes en Hoctún, Progreso y Mérida, la agresión de perros tiende a la alza, al grado que Yucatán pasó del lugar 15 al número 13 de la tabla nacional de incidencia.

Aunque la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) fortaleció los operativos de vacunación antirrábica y los programas de esterilización de perros y gatos, existe un vacío en la aplicación de leyes y reglamentos para la tenencia responsable de mascotas.

Eso, sumado al desinterés del gobernador Rolando Zapata Bello por este tipo de temas, ha hecho más notable la carencia de estrategias para la prevención y control de ataques de canes a personas.

De acuerdo con la SS federal, en lo que va del año, en el país, ya se registraron 36 mil 197 personas hospitalizadas a consecuencia de la mordeduras de algún perro, ya sea casero o callejero, 8.4 por ciento más con respecto al mismo periodo de 2015, cuando la suma fue de 33 mil 401.

En el caso de Yucatán, el incremento es del 14 porcentual, superando el promedio nacional, al grado que a diario se registraron nueve casos.

Hasta la semana epidemiológica número 17, correspondiente del 23 al 29 de abril, en el Estado se registraron mil 26 casos, cuando en el mismo lapso de tiempo del año pasado fueron 900.

 

RABIA

El primer caso se registró el pasado 30 de marzo en Hoctún. Un perro domiciliado de cinco meses de edad mordió a su dueño, provocándole una lesión en la mano derecha.

Para ello, se estableció un cerco sanitario, cuya área perifocal de cinco kilómetros de radio abarcó las demarcaciones de Xocchel y Tahmek.

El segundo caso fue el 8 de abril con una hembra de la raza pitbull. Mordió el hombro de su amo, cuando éste la trasladaba al veterinario.

Debido a que dicho can también dio positivo a la aplicación de la técnica de inmunofluorescencia directa, se efectuó la aplicación inmediata de acciones en apego a la guía para la atención de foco rábico y a la NOM-011-SSA2-2011, para la prevención y contención de la rabia humana, así como en perros y gatos.

Posteriormente, el tercer caso se registró el 11 de abril en un predio del fraccionamiento Residencial Pensiones, donde un gato salió positivo, motivo por el cual estuvieron bajo tratamiento 11 personas.

 

POLÉMICA

El hecho obligó a las autoridades de salud federal a recomendar, en casos como los de Progreso, a capturar y sacrificar a todos los perros que deambularan por las calles, lo cual fue rechazado por organizaciones que luchan por los derechos de los animales.

Las autoridades municipales de Progreso decidieron declinar ante la presión de esos grupos y buscar otras “soluciones”, sin embargo la realidad es que, como las autoridades de salud e Yucatán reconocieron, existen más de 100 mil perros en la entidad que están en situación de calle o “semi-domiciliados” y  nunca han sido vacunados contra la rabia.

Todo esto ha provocado una especie de “vacío” de acciones de las autoridades, que han permitido el crecimiento de las jaurías en diversos municipios de Yucatán.

El temor de las autoridades a ser lapidadas en redes sociales por los activistas, ha evitado que esos perros sean capturados y sacrificados, pero tampoco han establecido una solución o plan para evitar que esos animales se conviertan en una amenaza para la salud pública de los yucatecos.

Noticia anterior

Homicidio de petrolero, por asunto familiar

Siguiente noticia

Por fin triunfa Telemar