Inicio»Portada»Negligencia de Zapata Bello dispara muerte materna

Negligencia de Zapata Bello dispara muerte materna

0
Compartidos
Google+

El aumento en Yucatán de las muertes maternas es consecuencia de la negligencia del gobernador Rolando Zapata Bello, debido a la falta de estrategias para la mejor atención de las embarazadas, afirmó la representante estatal de la Red Nacional Católica de Jóvenes por el Derecho a Decidir, Adriana Bautista Hernández.

Recordó que de acuerdo con la Secretaría de Salud federal, la semanada pasada se registró el segundo caso de muerte materna en el Estado, cuya problemática es más grave con respecto a Campeche, donde hasta el momento no hay incidencias.

La situación se agrava con el hecho de que hasta ahora la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) no emite la recomendación sobre los 12 casos de muertes maternas registradas en 2016, y muchos menos las dos correspondientes a 2017.

Bautista Hernández resaltó que el principal problema se registra en el interior del Estado, y más aún en las comunidades donde es precaria la atención a la salud.

La situación se complica si prevalece la pobreza, ya que la familia carece de recursos para el traslado de la mujer a hospitales o para acceder a un servicio particular alterno a la atención oficial.

“Las mujeres tienen derecho al embarazo, pero sobre todo contar con una excelente atención a la salud y un seguimiento de calidad durante este periodo”, acotó.

Remarcó que el sector salud tiene la obligación de brindar toda la atención médica a las mujeres durante su gravidez y después del parto, y para atender a los neonatos.

Destacó la importancia del Seguro Popular, pero aún así el aumento de las muertes maternas es constante.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) de la SS federal, la semana pasada se registraron 14 nuevos casos, de los cuales uno es de Yucatán.

A nivel nacional, en lo que va del año son 296 las mujeres que han perdido la vida durante su gestación, y el grupo de edad con mayor razón de mortalidad materna es el de 50 a 54 años.

La principal causa es la hemorragia obstétrica, el 23.3 por ciento del total, seguido de la enfermedad hipertensiva, edema y proteinuria (presencia en la orina de proteínas en una cantidad superior a lo normal) en el embarazo, parto y puerperio, con el 19.9 porcentual.

Mientras que por las complicaciones en el embarazo, parto y puerperio, es del 7.8 por ciento, según el reporte.

Hasta el momento, la problemática no se registra en Campeche y Colima, mientras que Aguascalientes, Baja California Sur y Querétaro reportan un caso en cada entidad; Yucatán, dos, y Quintana Roo, cuatro.

 

¿Y LA CODHEY?

El 30 de diciembre de 2015, la Codhey dirigió una recomendación a la SSY sobre las prácticas médicas y administrativas que constituyen violaciones a los derechos humanos de las mujeres durante la atención del embarazo, parto y puerperio.

Asimismo, por las acciones y omisiones que generaron deficiencias en la atención de niños recién nacidos en hospitales y clínicas del sistema de salud público del Estado.

La recomendación se sustentó con el análisis de 22 expedientes de 26 mujeres afectadas entre 2005 y 2015, en las que encontró actos contenidos en la definición de violencia obstétrica como: negligencia médica, prestación indebida del servicio público del sector salud, y negativa o inadecuada prestación del servicio público del sector salud.

De las 26 mujeres agraviadas, cinco fallecieron y de los 22 bebés, nueve murieron. Los decesos fueron por no recibir la atención necesaria en el momento oportuno, a pesar de que habían acudido a solicitarla.

Pero, hasta el momento, el titular de la Codhey, José Enrique Goff Ailloud, aún no toma en cuenta los casos registrados en los últimos 18 meses.

Noticia anterior

Activan protocolos por fuertes lluvias

Siguiente noticia

Unos 100 cenotes forman parte de oferta turística