Inicio»Yucatán»Zapata Bello, cómplice de crisis en el campo

Zapata Bello, cómplice de crisis en el campo

0
Compartidos
Google+

Asociaciones campesinas y obreras denunciaron que la corrupción, complicidad y desvío de recursos que hay en el Gobierno del Estado mantiene sumido en el abandono y la pobreza al campo, al grado que la producción agrícola registra la cifra más baja en la historia de Yucatán.

En conferencia de prensa, Lorenzo Alvarado y Sosa, del Colegio de Ingenieros Agrónomos, señaló que es preocupante la situación que prevalece en el campo local, la cual pueden constatar con pruebas y cifras resultado de investigaciones.

“Estamos sumamente preocupados por el rumbo que ha tomado la producción agropecuaria del Estado de Yucatán. Podemos afrontar con cifras que la producción agrícola en el Estado es hoy la más baja en toda la historia. Hay que dar a conocer lo que pasa pero sobre todo confrontar a los gobiernos ya que las cifras que están dando están lejos de la realidad”, aseveró.

Expuso que la producción cayó drásticamente en lo que lleva la presente administración estatal que encabeza Rolando Zapata Bello, como en el caso del chile habanero, un producto símbolo de Yucatán que hasta el 2011 había alcanzado niveles de producción récord de tres mil toneladas, cantidad muy superior a la cifra actual que es de menos de dos mil toneladas.

“De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), es la producción más baja registrada en toda la historia del Estado de Yucatán”, apuntó.

Agregó que lo mismo sucede con la papaya maradol, que en 2004 alcanzó una producción de más de 70 mil toneladas y en 2016 apenas se registró la cifra de 17 mil 364 toneladas, cantidad muy inferior al de 2004 y al promedio de los últimos 15 años.

“Durante los años que lleva al frente el Ejecutivo estatal, ha externado a los cuatro vientos que su preocupación, su pasión y su dedicación es y será el agro, pero solo ha entregado ‘apoyos’ como por ejemplo agroquímicos, herramientas, mangueras, entre otros, que son apantalladoras pero que nada tienen que ver con la realidad del sector”.

Alvarado y Sosa remarcó que la corrupción, el desvío de recursos, la ineficiencia y la falta de capacidad de las autoridades estatales encargadas de impulsar los programas para el campo han causado daño en los principales sectores o ramas de la producción agropecuaria con una caída en la producción de cítricos, maíz, papaya, chile habanero, miel y henequén.

Resaltó que con los estudios de campo que ha realizado el Colegio de Ingenieros Agrónomos han podido comprobar la corrupción que impera en el aparato gubernamental actual, que inicia con la elección de beneficiarios que en su mayoría son gente cercana al Gobierno o recomendados de políticos.

Muestra de ello, indicó el especialista, es el programa “Conservación y Uso Sustentable del Suelo y Agua” que con recursos de la Sagarpa operó la Secretaría de Desarrollo Rural del Gobierno del Estado (Seder) en el 2013 y que tenía como propósito dotar de riego a pequeños productores de áreas marginadas.

“El presupuesto asignado para realizar 34 obras de cuatro hectáreas fue de 24 millones de pesos y a decir de los propios productores, nunca funcionaron dichas unidades de riego; las obras fueron de muy mala calidad y otras quedaron inconclusas y a los productores los hacían firmar cheques con engaños y a otros los convencían con unos cuantos pesos”, subrayó.

Por su parte, Bartolomé Puga y Torres, de la Coalición Nacional Campesina y Urbana, denunció que prestanombres, especuladores de tierras e intermediarios voraces se están apropiando de las tierras de los campesinos, también, con el consentimiento y complicidad de la autoridad estatal.

Noticia anterior

Responde acusaciones Angélica Araujo Lara

Siguiente noticia

Se previene Pemex por paso de Franklin