Inicio»Portada»Primera defunción por influenza AH1N1

Primera defunción por influenza AH1N1

2
Compartidos
Google+

El desinterés del Gobierno del Estado que encabeza Rolando Zapata Bello por aplicar políticas sanitarias, como la vacunación a mediados de año, provocó que el serotipo AH1N1 de influenza sesgara la vida de un yucateco.

La Secretaría de Salud federal reveló que en Yucatán se registra la primera defunción correspondiente a la actual temporada de verano.

Incluso, ante el registro de un aumento considerable en la incidencia, con respecto a la semana anterior, se ocupa el cuarto lugar nacional.

Pese las recomendaciones de los especialistas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), sobre las secuelas que la influenza durante la temporada de calor, Zapata Bello hace caso omiso y desafortunadamente ayer se confirmó la primera defunción causada por esta enfermedad.

Por lo pronto, en lo que va la temporada interestacional que inició a finales de mayo y concluirá en la última semana de septiembre, en el país ya se registraron 296 casos confirmados acumulados de influenza.

En la semana epidemiológica 32 se tienen 10 defunciones en siete entidades federativas.

Por lo pronto, los estados libres de este mal son Coahuila, Guanajuato, Querétaro, Sinaloa y Tlaxcala.

La entidad federativa con mayor número de casos es Quintana Roo, con 60 infectados, el 20.3 por ciento; seguido de Tabasco, con 35, el 11.8 por ciento; Veracruz, con 34, el 11.5 por ciento; Yucatán, con 30, el 10.1 por ciento, y Sonora, con 24, el 8.1 porcentual.

Del total de fallecidos debido a complicaciones de este letal padecimiento, con dos casos está Veracruz, Tabasco y Quintana Roo. El resto corresponde a Chiapas, Jalisco, Sonora y Yucatán.

Del total de defunciones, ocho fueron a consecuencia del serotipo A H3N2, y los dos restantes, de A H1N1, ambos de la Península de Yucatán.

La investigadora de la UADY, Guadalupe Ayora Talavera, advirtió que las condiciones del brote de influenza en la región son diferentes a la del resto del país, por lo que en esta temporada se preveía un aumento considerable en el número de casos y de defunciones.

A nivel nacional, el período de vacunación se efectúa en la temporada invernal, pues para la mayor parte del país el brote de la enfermedad se da entre octubre y marzo.

Sin embargo, al menos para la Península de Yucatán la influenza pandémica se da entre junio y septiembre, debido al tipo de virus que afecta a la región.

Pero, Zapata Bello continuó con su exceso de confianza, y a partir de ayer empezó un aumento considerable de esta patología que, de continuar, se convertiría en un brote epidémico.

Afortunadamente, el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) no ha identificado mutaciones relacionadas con cambios antigénicos, que impacten en la virulencia o patogenicidad del virus de influenza.

Tampoco se han identificado resistencias virales al Oseltamivir, por lo que se tiene un idóneo control farmacéutico.

La influenza es una enfermedad que si se atiende a tiempo es curable, por lo que se exhorta a la población, sobre todo a la que padece alguna enfermedad crónica, a acudir de inmediato a la unidad de salud más cercana cuando presente algún síntoma de enfermedad respiratoria.

Noticia anterior

Organizan jóvenes del PRD su Foro de Sustentabilidad

Siguiente noticia

‘El Traje’, un éxito en el Teatro “Paula Toro”