Inicio»Yucatán»Políticas de salud, otro fracaso de Zapata Bello

Políticas de salud, otro fracaso de Zapata Bello

0
Compartidos
Google+

Yucatán se mantiene entre los primeros lugares nacionales en diabetes, por lo que el Gobierno que encabeza Rolando Zapata Bello acumula un nuevo fracaso, en este caso en sus políticas de salud pública.

A pesar de los discursos y las cifras alegres, a diario se detecta en el Estado un promedio de 17 nuevos casos de diabetes tipo II.

Se sabe que por cada enfermo detectado, hay por lo menos otro más, o sea que a diario se suman al menos 34 personas más a la cifra de afectados por ese mal.

Lo peor es que las autoridades de salud tanto locales como federales prevén aumento de las secuelas ocasionadas por este padecimiento crónico degenerativo, como son amputaciones, insuficiencia renal y pérdida de visión, entre otras.

En reiteradas ocasiones el secretario de Salud de Yucatán (SSY), Jorge Eduardo Mendoza Mézquita, ha declarado que se refuerza la cultura de la prevención de la diabetes, “sin descuidar la parte curativa, con tal de disminuir la creciente problemática”.

Sin embargo, la realidad es contundente: Yucatán es uno de los estados punteros en población afectada por ese mal crónico degenerativo, pues hasta el cierre del año pasado se  había registrado un total de 349 mil 164 casos y una incidencia mortal de por lo menos 21 mil enfermos.

De continuar con el crecimiento de este padecimiento así como la negligencia gubernamental, en 2030 el sistema de salud mexicano quebraría, al ser incosteables los tratamientos de diabetes, hipertensión y obesidad, y las consecuencia derivadas de los males no transmisibles.

El propio secretario de Salud reconoció lo caro del tratamiento, de ahí la importancia de la prevención, pero hasta el momento tales actividades son insuficientes.

El costo del tratamiento de la diabetes mellitus para un paciente sin complicaciones oscila entre cinco y 10 mil pesos mensuales, dependiendo directamente de los daños que el organismo resienta.

Del total de diabéticos, la mitad padece hipertensión arterial, que se traduce en mayor riesgo de embolia e infarto.

El 50 por ciento sufre retinopatía, enfermedad de los ojos que ocasiona ceguera, y todos tienen 14 veces más riesgo de amputación de alguna extremidad del cuerpo

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica provocada por la incapacidad del organismo para generar insulina o utilizarla adecuadamente.

La insulina es una hormona producida por el páncreas, cuya función es regular el uso de glucosa (azúcar) en el organismo.

Por lo tanto, es esencial en el proceso metabólico, al trasformar el azúcar, el almidón y otros alimentos, en la energía que necesitamos para nuestra vida diaria.

Noticia anterior

Viaja a Canadá personal de Conafor a combatir incendios

Siguiente noticia

Egresan casi seis mil alumnos del Icatcam