Inicio»Yucatán»Sismos no son castigos divinos, ni presagian el fin del mundo

Sismos no son castigos divinos, ni presagian el fin del mundo

0
Compartidos
Google+

El arzobispo Gustavo Rodríguez Vega refutó que las secuelas de los diversos fenómenos naturales que han impactado al país sean castigo divino y mucho menos presagio del fin del mundo.

Repudió la actitud de personas que sólo buscan aprovecharse de la situación o propaguen la confusión, por lo que durante homilía dominical pidió consuelo ante los daños materiales, personas lesionadas y defunciones registradas en México.

Lamentó los efectos de los huracanes, terremotos, inundaciones, mar de fondo y otros acontecimientos que forman parte de la naturaleza, pero insistió en que estos acontecimientos no son presagios o castigos enviados por Dios.

“Las durísimas lecciones de estas tragedias nos vuelcan a los pensamientos y a los caminos de Dios”, enfatizó ante los fieles reunidos en la Catedral de San Idelfonso de Toledo.

Reprobó los abusos generados por estos sucesos y que se pretenda asustar a las personas, cuando lo que se debe hacer es apoyar a los afectados, por lo cual las iglesias fungieron como centros de acopio.

Resaltó el apoyo de los mexicanos y extranjeros para encontrar personas con vida y rescatar los cadáveres que están entre los escombros. “Es hermosa la imagen del rescatista que en medio de sus arduas labores no soltaba su santo Rosario de entre las manos”.

Durante la misa aseveró que “en estos días nuestro corazón está triste, pues estamos acompañando a nuestros hermanos damnificados a causa de los sismos del jueves 7 y del martes 19, lo mismo que a todos los afectados por los huracanes”.

“Nuestra fe nos hace darnos cuenta de que estos azotes de la naturaleza no son ningún castigo de Dios como algunos han dicho, ni tampoco son un signo de que se acerca el fin del mundo”.

El prelado enfatizó que “más bien con estos azotes comprobamos nuestra fragilidad y nuestra vulnerabilidad, y constatamos que no viviremos para siempre en este mundo”.

Por lo pronto el país se mantiene libre de ciclones tropicales, pero aún continúan los temblores que provocan más daños y angustia entre los afectados.

Noticia anterior

Iniciativa ciudadana por los damnificados

Siguiente noticia

Anciana es beneficiada con la construcción de su casa tras sismo