Inicio»Yucatán»Chichén Itzá, en riesgo por tráfico de drogas

Chichén Itzá, en riesgo por tráfico de drogas

0
Compartidos
Google+

El investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Bolfy Efraín Cottom Ulín, advirtió que Chichén Itzá se ha convertido en un sitio para el tráfico de drogas, situación que pone en riesgo la conservación y la imagen de la zona arqueológica reconocida mundialmente.

En su ponencia, indicó también que la riqueza arqueológica del país es desaprovechada debido a intereses económicos del sector gubernamental y empresarial.

“En Chichén Itzá ya no es sólo el problema de los conciertos, tiene que ver también con la seguridad nacional, porque hay un asunto de tráfico de drogas y otras cosas”, aseveró.

Sin abundar, precisó que en este asunto es importante que se involucre el Gobierno del Estado y la Secretaría de Gobernación, para que ambos desarrollen estrategias que permiten darle solución integral a este conflicto.

Entrevistado previo a la conferencia magistral “El futuro del pasado cultural: desafíos e incertidumbres del patrimonio cultural en un mundo globalizado”, que impartió en el marco del Primer Congreso Interdisciplinario del Sureste, Cottom Ulín mencionó que el estado de emergencia que está pasando el país ha generado descuido de las autoridades en casos como el de Chichén Itzá.

El profesor e investigador de la Dirección de Estudios Históricos del INAH remarcó que cuando no existe una planeación adecuada para los bienes, las zonas se convierten en parques de diversiones, lo que degrada a los sitios con gran valor histórico y cultural.

Sobre su conferencia magistral, expuso el proceso evolutivo de la cultura a lo largo de los siglos XX y XXI, para ubicar la importancia del patrimonio cultural en la actualidad.

Indicó que a importantes sitios arqueológicos se destinan millonarios recursos para la promoción, como sucede en Chichén Itzá, Teotihuacán, Tulum y Palenque. En lo que va del año, a estas ciudades prehispánicas ha acudido el 60 por ciento del total de visitantes.

Sin embargo, de las 200 zonas abiertas al público, 97 han recibido menos del 0.1 por ciento del total de paseantes registrado en los primeros ocho meses del año.

Incluso, en septiembre pasado fueron ocho los sitios que no recibieron visitantes, como  Chacmultún, en Tekax.

“Al Gobierno y al empresario sólo le interesa las zonas arqueológicas más relevantes y con mayor fama, por lo que minimizan el resto, a pesar de la importancia histórica del patrimonio”, acotó.

Destacó la importancia y necesidad de destinar recursos para promocionar los sitios que son pocos conocidos, y así diversificar las opciones para el turismo arqueológico.

Por otra parte, expresó que debido al acelerado crecimiento de la industria de la comunicación, se establece “la era de la banalidad”, en la cual los jóvenes empiezan a modificar el verdadero concepto de cultura.

Noticia anterior

Para corruptos no habrá indulgencia

Siguiente noticia

Inauguran feria de servicios institucionales