Inicio»Yucatán»Niños y adolescentes, víctimas de ciberacoso

Niños y adolescentes, víctimas de ciberacoso

0
Compartidos
Google+

Yucatán es uno de los 13 estados del país con alto índice de ciberacoso, que principalmente afecta a niños y adolescentes, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con la información correspondiente a 2017, el Estado está por encima del promedio nacional, pues 26 de cada 100 personas manifestó hostigamiento, siendo los hombres los más afectados.

Según el director de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey), José Enrique Goff Ailloud, el bullying y el ciberacoso en Yucatán impera tanto en escuelas públicas como en privadas.

El bullying afecta a niños y adolescentes, sin importar su condición socioeconómica o religiosa, entre otras.

Definió el ciberacoso como el uso de información electrónica y medios de comunicación tales como correo electrónico, redes sociales, blogs, mensajería instantánea, mensajes de texto, teléfonos móviles y websites para acosar a un individuo o grupo mediante ataques personales u otros medios.

El Inegi estableció en 2015 el primer Módulo de Ciberacoso (Mociba), para recabar información sobre las características de las personas de 12 años o más que pudieron ser víctimas de acoso por medios electrónicos.

También para saber si tienen conocimiento de terceras personas que fueran víctimas, si saben prevenirlo, y a qué autoridad recurrir en busca de apoyo.

De acuerdo con la estadística, la encuesta se aplicó en 90 mil 24 viviendas del país, con un máximo de cuatro mil viviendas por entidad federativa, y se obtuvo que el 75.4 por ciento de la población de al menos 12 años de edad que usa Internet o teléfono celular dijo que nunca fue víctima del ciberacoso, y el 24.5 porcentual dijo que sí.

De acuerdo con la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), el ciberacoso es una forma de violencia de género y sexual, que cualquier persona puede padecer.

Sin embargo, las mujeres son más vulnerables ante este tipo de violencia, que tiene que ver con las relaciones de poder, la intimidación y el establecimiento de un sistema de control.

Por ello, se pidió a las víctimas tener claro que no son las causantes de la situación y que deben tener cuidado, ya que los perpetradores no son necesariamente personas ajenas, sino exparejas o parejas

Noticia anterior

Para operar, cámara hiperbárica requiere menos de 100 mdp

Siguiente noticia

Feria Internacional de la Lectura en Ficmaya 2017