Inicio»Portada»Ejidatarios de Homún defienden sus cenotes

Ejidatarios de Homún defienden sus cenotes

0
Compartidos
Google+

Pobladores de Homún interpusieron un amparo ante las instancias federales con el propósito de frenar la construcción de la granja porcícola a cargo de la empresa Kekén , que afectaría más de 300 cenotes de la zona.

El grupo Ka’ananTs’onot que integran lugareños de Homún, insistieron en las graves irregularidades en el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) autorizada por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) para la mega granja porcícola y que pone en riesgo el ecosistema que existe en el área.

“Nos denominamos Ka’ananTs’onot (guardianes de los cenotes) y hemos realizado diversas acciones, entre ellas la auto consulta el ocho de octubre pasado, consulta que las autoridades omitieron hacer y en la que más de 700 personas de nuestro pueblo se opusieron a la mega granja porcícola”.

Ese resultado se presentó al Gobierno de Yucatán el 25 de octubre pasado exigiendo detener el proyecto”, manifestó José Clemente May Echeverría, presidente del Colectivo de Cenotes.

Afirmó que el MIA no incluye un análisis de hidrología y suelo en el predio del proyecto, por lo que se encuentra en riesgo de contaminación el área natural protegida de la llamada “Reserva Geo-Hidrológica Anillo de los Cenotes.

Además, ese Manifiesto sostiene que no se encuentra ningún pueblo indígena en el área de la zona en donde quieren poner la granja, lo cual es falso.

“Estas y otras irregularidades están expuestas en la demanda de amparo presentada ayer (miércoles) ante los juzgados de Distrito con sede en Mérida”.

“Habitantes de Homún solicitamos la protección de la justicia federal en contra de la resolución de la Seduma que autorizó el MIA a la empresa Producción Alimentaria y Porcícola (PAPO), a pesar de encontrarse en la zona de recarga del área protegida denominada anillo de los cenotes, no se nos consultó a los pueblos afectados a pesar de que el proyecto consiste en una mega granja porcícola”, explicó.

Sostuvo que ante el riesgo que representa una esa granja, habitantes de Homún constituyeron una organización para proteger los mantos acuíferos de la zona y defender su territorio y sus derechos como pueblo maya.

El MIA, cuya aprobación ahora se combate mediante amparo, reconoce la vulnerabilidad del acuífero y las condiciones de suelo que lo hacen vulnerable cuando plasma “gran parte de la precipitación pluvial se infiltra en el subsuelo.

“El acuífero de la Península de Yucatán es altamente vulnerable a la contaminación debido a la gran cantidad de fisuras y conductos de disolución que se encuentran en el subsuelo y que permiten la infiltración de todo tipo de aguas con mucha facilidad”, precisó.

Seduma, de manera extraña, destacan los pobladores, ha autorizado un proyecto por la promesa de que contará con “tecnología de punta” a pesar de que el MIA presentado por la empresa es deficiente y exhibe debilidades, carencias e irregularidades.

Además, cada vez son más las familias de Homún que dependen de los cenotes que hay en sus inmediaciones, muchos de los cuales tardaron varios meses en rescatarse y limpiarse de desechos, por lo que instalar una granja porcícola  en la población es un contrasentido de las autoridades.

 

Noticia anterior

Evalúan carrera en el Tecnológico

Siguiente noticia

Y recula Márquez