Inicio»Yucatán»Se duplica el número de personas con sobrepeso

Se duplica el número de personas con sobrepeso

0
Compartidos
Google+

El evidente desinterés del gobierno de Rolando Zapata Bello por aplicar políticas a favor de la salud de los yucatecos, ha provocado que la obesidad se duplique en Yucatán, superando por cinco el promedio nacional.

Los programas federales que se desarrollan en la entidad, tienden al fracaso a causa de la mala labor de las autoridades estatales.

El director de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Guillermo Storey Montalvo, resaltó que el Estado, en los últimos años, registra considerable aumento de la obesidad mórbida, provocada por el mal funcionamiento de órganos.

Dicho padecimiento es considerado de prioritaria atención ante las secuelas, que ocasionarían la muerte del individuo.

“La distribución de la masa grasa en el cuerpo puede predecir la aparición de la enfermedad arterial coronaria y la diabetes mellitus tipo II”, sentenció.

De acuerdo con la Secretaría de Salud federal, hasta el momento, en el país hay 561 mil 300 nuevos casos de obesidad, con un aumento del 21.5 por ciento con respecto año pasado, que fue de 462 mil 89.

En el caso de Yucatán, el incremento es del 108.3 por ciento, pues pasó de ocho mil 264 hasta llegar a 17 mil 214 personas con sobrepeso y obesidad.

En 2016, Yucatán terminó en el lugar número 18 y ahora se ubica en el catorceavo peldaño, con el 3.1 por ciento, antecedido por Michoacán, con 17 mil 717, el 3.2 por ciento, y precedido por Hidalgo, con 14 mil 60, el 2.5 porcentual.

Aunque hoy se celebra el Día Mundial contra la obesidad, hasta el momento la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) no planea efectuar actividad para concientizar a la ciudadanía, ni para fomentar el deporte.

Storey Montalvo aclaró que la atención y prevención de este problema es un trabajo conjunto entre la comunidad médica y la población en general, la cual debe estar bien informada.

Definió la obesidad mórbida como el sobrepeso desencadenado por el mal funcionamiento de algunos órganos, como la menor producción de hormonas tiroideas y alteraciones endócrinas.

Asimismo, la disfunción hipotalámica provoca el trastorno en la saciedad u obsesión por ingerir alimentos, y también influyen los antecedentes genéticos.

Estos problemas potencializa la presencia de otras enfermedades que implican mayor riesgo a la salud, acotó.

Noticia anterior

Bautizan a Nathaly Mena

Siguiente noticia

Zipizape en el Sáinz de Baranda