Inicio»Yucatán»Asaltos constantes en el Fraccionamiento Chenkú

Asaltos constantes en el Fraccionamiento Chenkú

1
Compartidos
Google+

Vecinos del Fraccionamiento Chenkú demandaron a la Fiscalía General del Estado (FGE) sancionar con pena corporal a Leonardo de Atocha Echeverría Zavaleta, de 35 años de edad, que durante una década ha atemorizado a los pobladores del lugar sin que las autoridades judiciales hayan tomado las medidas correspondientes.

Apenas el viernes pasado, el acusado asaltó con arma blanca a la señora Lucero Jazmín Yam Cab, despojándola de su monedero con mil pesos. Fue gracias a la intervención del vecino Raúl López Castillo, que el tipo no logró apuñalarla.

Como se informó, un grupo de 10 vecinos interpuso el sábado pasado ante la FGE una denuncia penal contra Echeverría Zavaleta, cansados del acoso y amenazas del que han sido víctimas las más de 20 familias que habitan en la calle 33 por 38 y 40 del citado fraccionamiento, en el noroeste de la capital yucateca.

El lunes pasado, el imputado tuvo audiencia con sus demandantes, quienes exigieron a las autoridades judiciales no dejar en libertad al sujeto e interponerle al menos seis años de cárcel, pues más de 20 veces el acusado ha pisado el penal pero al poco tiempo sale con el amparo de la justicia yucateca.

“Durante la audiencia salieron al menos tres denuncias más que quedaron pendientes. De tal modo que Leonardo no fue sancionado por estos delitos, entre los que se encuentran haber lesionado a varias personas, e incluso apuñalar hace tres semanas a su propia madre y quebrarle un brazo. Es un peligro para la sociedad”, manifestó Erika Burgos Morales, una de las  afectadas.

En entrevista, Burgos Morales urgió a la FGE a activar las denuncias que no han procedido contra Echeverría Zavaleta y agregar otras más como la que interpuso la Fundación Huellitas, por maltratar y violar a una perra raza pitbull, ya que este caso no se encuentra en su expediente delictivo.

“Llevamos 10 años denunciando ante las autoridades las amenazas pero vemos que no proceden. Lo detienen un tiempo y luego vuelve a quedar en libertad. Su familia lo defiende pese a que sabe que es violento; anda con un cuchillo amenazando y robando a los vecinos”, abundó.

Noticia anterior

Exhibirán piezas mayas incautadas

Siguiente noticia

Ampliarán la venta de bebidas embriagantes