Inicio»Portada»Innecesaria en Mérida nueva ley contra ruido

Innecesaria en Mérida nueva ley contra ruido

0
Compartidos
Google+

Vecinos del Centro Histórico de Mérida, integrantes del movimiento “Todososomosmerida”, consideraron innecesario crear una nueva ley para combatir el ruido, ya que simplemente se requiere aplicar el reglamento municipal para la regulación de la contaminación sonora que emana de restaurantes–bar, cantinas y otros negocios.

Asimismo, establecieron que independientemente del acuerdo que aprobó el Congreso del Estado para revisar la normativa que se aplica para la regulación del ruido, las autoridades deben actuar de manera inmediata para la pronta solución a este problema, el cual “también se convierte en un atentado contra el turismo cultural”.

En conferencia de prensa, refutaron la versión de que “los quejosos son extranjeros que compraron viviendas en el Centro Histórico, ya que esta parte de la ciudad también es habitada por yucatecos y personas de otras partes del país”.

Los presentes coincidieron en afirmar que están de acuerdo en que la juventud se divierta y se consideraron amantes de la música, pero “el problema radica cuando ya perjudicas a terceras personas, además que un sonido que supera los 60 decibeles ya es considerado como ruido”.

“No estamos en contra de los bares ni de los trabajadores de estos negocios, quienes necesitan de sus ingresos para mantener a sus familias, pero trabajando en esas condiciones ponen en riesgo su salud, perdiendo la audición de manera irreversible ante el volumen exagerado”, dijo.

Carolina Osorio, meridana de nacimiento, comentó que al lado de su casa “abrieron un pequeño restaurante, que empezó como taquería, pero a las siguientes semanas colocaron bocinas en el patio y ahora el ruido retumba en sus paredes”.

 

La empresaria Olga Moguel Pereyra comentó que desde hace 10 años iniciaron las peticiones personales ante el problema del ruido, y a partir de 2014 las gestiones se tornaron grupales. La respuesta es nula.

“Estamos a favor de la música, de los músicos, de los empleados y de los comerciantes, siempre y cuando sean respetuosos de los vecinos y de las normas, además que el volumen en exceso es ruido, independientemente del tipo de música”, subrayó.

Asimismo, el fotógrafo Pim Schalkwijk, comentó que adquirieron 90 mantas, distribuidas en 60 domicilios, con las cuales se manifiestan en contra del ruido.

Anunció que adquirirán más, aunque el número será definido en los próximos días, como una medida para concientizar a la población y exigir a las autoridades aplicar la normativa vigente.

Noticia anterior

Reciben la primavera

Siguiente noticia

Ataque armado en palenque de Guanajuato; reportan ocho muertos