Inicio»Yucatán»Revelan el hallazgo de joyas coloniales

Revelan el hallazgo de joyas coloniales

0
Compartidos
Google+

Un hallazgo sin precedentes de la arqueología subacuática sobre un cargamento de joyas coloniales en la costa yucateca, con más de 300 piezas de oro, fue revelado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En comunicado, la dependencia federal señala que después de tres años de este descubrimiento, el investigador de este invaluable cargamento, el doctor Roberto Junco Sánchez, no duda en calificar de “serindipia” el encuentro de estas alhajas que, posiblemente, iban destinadas a ensortijar a los acaudalados españoles, pero que terminaron hundiéndose junto con el barco que las transportaba en el litoral yucateco.

El también titular de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) refiere que el hallazgo —que ahora constituye uno de los principales atractivos del recién inaugurado Museo de Arqueología Subacuática Reducto San José El Alto, en Campeche—, se produjo de manera accidental en 2014, durante una temporada de campo del Proyecto Integral para la Protección, Conservación, Investigación y Difusión del Patrimonio Cultural Sumergido de la Península de Yucatán.

Bajo las cristalinas aguas, a Roberto Junco no le resultó difícil reconocer monedas, y luego el equipo de la SAS esperó un año para realizar tres temporadas de campo.

En el informe quedó asentado el hallazgo de 321 piezas en oro, entre las que destacan 83 anillos; un par de hebillas; 15 mondadientes; una decena de anillos de oro con esmeraldas, coral rosa y amatista; 141 cuentas de rosario, por mencionar algunas.

En total se recuperaron 74 esmeraldas incrustadas, sobresale, por ejemplo, una pequeña figura de dragón con 14 esmeraldas y dos diamantes, y otros dragoncillos con cuatro esmeraldas en ojos y al lomo cada uno; además de tres esmeraldas sueltas de gran tamaño, y una pequeña.

Un registro minucioso en planos y fotografías de la más mínima pieza es el que permite hoy que el público nacional y extranjero admire esta joyería en el Museo de Arqueología Subacuática Reducto San José El Alto, en Campeche, donde está resguardada en vitrinas de alta tecnología, y se dispusieron 24 cámaras de vigilancia en el espacio de exhibición.

Noticia anterior

Piden cese de agresiones contra Sandra Peniche

Siguiente noticia

¿Y dónde quedó el “chico maravilla”?