Inicio»Yucatán»Gobierno no regula publicidad de comida chatarra, coinciden

Gobierno no regula publicidad de comida chatarra, coinciden

0
Compartidos
Google+

A pesar del aumento de enfermedades generadas por el consumo de comida chatarra, en el Estado es imperceptible la regulación de la publicidad de estos productos por parte de los gobiernos Estatal y Federal, coincidieron especialistas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

Todo ello a expensas de la ciudadanía, ya que anualmente se gastan millones de pesos en la atención de la obesidad y enfermedades crónico-degenerativas.

De continuar la problemática de salud, el presupuesto destinado al sector salud sólo serviría para la atención exclusiva de dichos males, de ahí la importancia de erradicar la propaganda de frituras, panes, galletas y refrescos embotellados, entre otros.

“El Gobierno solapa la invasión publicitaria de las grandes empresas, a la cual se destinan millones de pesos”, subrayó el cardiólogo clínico, Rubén Omar Iza Villanueva.

Enfatizó que “el Gobierno sabe de las consecuencias que acarrea el consumo de alimentos no nutritivos, pero se hace de la vista gorda para impedir la publicidad”.

Pese a la millonaria erogación en el control de este tipo de enfermedades, es prácticamente nula la asignación de recursos para la prevención.

Asimismo, el coordinador general de Salud de la UADY, Mario Carrillo Alonzo, comentó que ante la actitud gubernamental de “hacer como que quiere controlar la publicidad”, la fórmula para disminuir la problemática es el fomento de valores para aminorar el consumo de comida chatarra, alcohol y tabaco.

Actualmente son millones de pesos que el sector salud eroga para la atención de la obesidad, diabetes, problemas del corazón y cerebrovasculares, intoxicación por consumo de bebidas embriagantes, enfermedad alcohólica del hígado, cirrosis hepática, efisema pulmonar y cáncer de boca, esófago, tráquea y de pulmones, entre otros.

Sin embargo, también admitió que la salud es corresponsabilidad de la ciudadanía, por lo que en el seno familiar deben iniciar las buenas costumbres. “Un adolescente comienza a fumar o ingerir alcohol cuando estos productos están al alcance de su mano, cuando uno de sus familiares los consume”, acotó.

Noticia anterior

Chocan contra volteo; graves

Siguiente noticia

Portada