Inicio»Yucatán»Silencio, ante cancelación de compromiso de Zapata

Silencio, ante cancelación de compromiso de Zapata

0
Compartidos
Google+

La Secretaría de Salud de esta entidad decidió guardar silencio ante lo que sería la cancelación de la instalación de la Cámara Hiperbática Multiplaza en el Hospital General–Escuela “Dr. Agustín O’Horán”.

Tras darse a conocer la modificación del compromiso 96 del gobierno de Rolando Zapata Bello de consolidar la instalación y funcionamiento de ese equipo por “un nuevo uso del edificio que alberga la cámara”, TRIBUNA intentó entrevistar al secretario de Salud de Yucatán (SSY), Jorge Eduardo Mendoza Mézquita, para conocer a detalle qué significa este cambio y si representa la renuncia definitiva de las autoridades de darle uso a ese costoso aparato médico.

Sin embargo, hasta ahora el funcionario no ha dado fecha de una posible entrevista para aclarar el cambio radical del compromiso asumido por la administración de Zapata Bello y el destino que le darían a la cámara.

De hecho, el funcionario evade a los comunicadores para hablar el tema, luego de que el pasado lunes 7 el candidato a gobernador por la coalición “Juntos haremos historia”, Joaquín Díaz Mena, abordó el tema que calificó como grave, pues mientras el Gobierno yucateco busca cómo deshacerse de la cámara hiperbárica, decenas de pescadores han perdido la vida por descompresión.

La realidad es que  el equipo permanece en el abandono en el interior del nosocomio, y todo parece indicar que así se quedará aunque las autoridades no quieran reconocerlo.

La idea ahora es que el edificio donde está asentada la cámara tenga nueva vocación de acuerdo con las necesidades del Hospital O’Horán, privilegiando el incremento de camas en la “Unidad de Choque y Trauma”.

 

10 AÑOS PARA NADA

La historia de la cámara hiperbárica lleva ya prácticamente una década, y por lo menos en el gobierno de Zapata Bello no habrá una solución para el aprovechamiento del equipo.

Este beneficiaría directamente a pescadores y buzos con problemas de descompresión así como a personas con diabetes o que han sufrido accidentes.

En 2008, en el aquel entonces gobernadora Ivonne Ortega Pacheco, anunció que en la Torre de Hospitalización del Hospital General–Escuela “Dr. Agustín O’Horán” se construirá la Unidad de Choque de la Cámara Hiperbárica, en la cual se podía atender a 20 personas a la vez.

El 14 de enero de 2009, el Ejecutivo local recibió poco más de 11 millones de pesos, como una donación del grupo financiero Banorte, para la adquisición de la cámara hiperbárica.

Posteriormente, el 30 de diciembre de 2011, se anunció que se destinó un monto por 70 millones de pesos en la adquisición de muebles, equipo médico y quirúrgico, así como material de apoyo, entre otros objetos que esta infraestructura requiere. Hace una década fue considerada una de las tres obras de su tipo más completas en América Latina.

Hasta el momento se desconoce el avance que tiene, y la excusa que se brindó fue la falta de liberación de recursos del Gobierno Federal.

Fue entonces que verificando el “Observatorio de Compromisos”, blog financiado por el Gobierno del Estado, se dio a conocer la cancelación del compromiso de aprovechar la cámara hiperbárica a pesar de la importancia y la demanda de ese tipo de servicios.

De acuerdo con el proyecto, el equipo mejoraría de manera sustantiva la salud de pacientes con problemas circulatorios, artríticos o vinculados a infartos cerebrales, así como a  buzos y pepineros afectados por la descompresión.

También, se evitaría la amputación de órganos, principalmente de diabéticos, lo que evitaría afectaciones a la autoestima del enfermo y a la economía de sus familias.

Noticia anterior

Atracan en óptica del Centro Histórico

Siguiente noticia

Aumentó el empleo