Inicio»Portada»Mejora el CICY la genética del achiote y plátano

Mejora el CICY la genética del achiote y plátano

0
Compartidos
Google+

El mejoramiento genético del achiote y el plátano permitirá en breve un alto aprovechamiento comercial de ambos productos y de los diversos subproductos, informó la especialista del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), Renata Rivera Madrid.

Por lo pronto, los logros obtenidos en laboratorio permiten el aprovechamiento ideal de ambas plantas. Con el cultivo masivo se podrá satisfacer la demanda nacional y extranjera.

“Directa o indirectamente, a diario usamos tanto el achiote como el plátano en nuestros alimentos, bebidas y en una extensa variedad de subproductos. Sin embargo, muchas de sus propiedades y aplicaciones están aún por descubrirse, incluso para la ciencia”, acotó.

Indicó que trabaja a nivel molecular en el estudio de ambas plantas, con el propósito de mejorarlas genéticamente tanto con fines científicos como de transferencia a nivel industrial.

El achiote es “una planta de gran importancia económica a nivel mundial debido a su alto contenido de bixina en sus semillas”.

El pigmento natural de color rojo-naranja, extraído de la Bixaorellana L., se usa comúnmente como colorante y las semillas molidas sirven como condimento en muchos platillos tradicionales, como la cochinita pibil.

“El achiote es una planta que produce altas concentraciones de bixina, un pigmento muy útil en la industria alimentaria y farmacéutica y con mayor auge en la cosmética. Su valor no es sólo a nivel natural sino comercial; de esta planta se obtienen grandes cantidades de un pigmento que es muy sano para los humanos y los animales”, subrayó.

En el caso del plátano, la especialista Rosa María Escobedo Gracia Medrano, indicó que se trabaja en la resistencia de la planta en contra de diversas enfermedades.

Con el estudio de las musáceas en la Península de Yucatán, se tiene éxito en la reproducción de variedades de plátano de interés agronómico.

“El problema con el plátano es que no se reproduce sexualmente, sino que con ‘hijitos’ en zonas donde puede haber enfermedades transmitidas por bacterias que están en el suelo”, acotó.

Por ende, “si uno saca el hijito y lo lleva a otra localidad, puede traspasar la enfermedad”, de ahí la importancia de la embriogénesis somática, es decir, la formación de un embrión sin fecundación.

Noticia anterior

Mantiene Campeche estabilidad política

Siguiente noticia

Regresaron al Congreso los debates entre PRI y Morena