Inicio»Yucatán»Fue un éxito el Festival de la Chicharra en Xcalachén

Fue un éxito el Festival de la Chicharra en Xcalachén

0
Compartidos
Google+

La alcaldesa María Fritz Sierra inauguró la tercera edición del Festival de la Chicharra de Xcalachén 2018, que tiene como objetivo rescatar tradiciones, reactivar la economía de la zona y especialmente fomentar la convivencia familiar en espacios públicos.

La autoridad recorrió los módulos, donde participaron 10 expendios del tradicional alimento, y diferentes áreas de juegos tradicionales como tiro al blanco con tirahule y baleros de madera torneada.

Fritz Sierra recordó que el festival nació en la actual administración, a iniciativa de vecinos y microempresarios, quienes plantearon al Ayuntamiento de Mérida el rescate de una tradición que se iba perdiendo, luego de varias décadas en que la chicharra fuera distintivo de este rincón de la capital yucateca.

Al saludar a los vecinos de Xcalachén, la alcaldesa los felicitó por conservar y defender sus tradiciones, pues también toman parte en otras manifestaciones culturales, como homenaje a Pedro Infante, integración de comparsas para el Carnaval de Mérida y actividades por las celebraciones a los muertos.

Fue así que plantearon realizar la Feria de la Chicharra, bajo un esquema que hoy no sólo beneficia a la economía de la zona, sino también revive esta tradición y fomenta la convivencia familiar.

De acuerdo con Carolina Cárdenas Sosa, coordinadora general de Política Comunitaria en la primera edición más de 10 mil personas visitaron la muestra y fue vendida una tonelada de chicharra, en la segunda edición llegaron 14 mil visitantes y la venta aumentó a dos toneladas, y en la actual la afluencia fue de 14 mil turistas.

Por solicitud de los comensales, los puestos fueron cerrados una hora más tarde de lo previsto, es decir, a las 18:00 horas, y vendieron 1.7 toneladas de chicharra.

Fue techado con carpas y toldos el 100 por ciento del espacio destinado al festival, y se dispuso de 200 mesas y 800 sillas en el área de comida.

Al igual que en las ediciones anteriores, los visitantes participaron en el tradicional juego “palo encebado”, tiro al blanco con tirahule y competencia de capiruchos con baleros y pinta-caritas para los más pequeños.

Noticia anterior

Llaman a votar

Siguiente noticia

Exigen respeto a la diversidad sexual