Inicio»Yucatán»Se “calienta” conflicto por megagranja porcícola

Se “calienta” conflicto por megagranja porcícola

0
Compartidos
Google+

YUCATÁN.— Personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró cinco cooperativas turísticas en el municipio de Homún, mientras pobladores de esa localidad protestaban por la entrada en operaciones de una megagranja porcícola, que afirman, contaminará el agua de los más de 400 pozos de agua de la región.

Tras afirmar que las autoridades estatales le fallaron al pueblo maya, específicamente a los habitantes de Homún, al imponer la construcción de esta empresa encima de la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes, de la que se extrae el 42 por ciento del agua que se aprovecha en la entidad, los manifestantes deploraron la falta de justicia en Yucatán.

Mientras daban a conocer su posicionamiento, los quejosos fueron avisados de que personal de la Profepa en Yucatán había instalado sellos de clausura en cinco paradores turísticos, con el argumento de que operan sin el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA). Esta situación calentó los ánimos y cientos de personas se trasladaron al lugar y entre gritos “obligaron” a los inspectores de la dependencia federal a retirar las calcas.

“Denunciamos la complicidad del Gobierno de Rolando Zapata Bello, por eso denunciamos que en Yucatán no existen condiciones para que el pueblo maya pueda acceder a justicia y enfrentar en igualdad de circunstancias este tipo de proyectos (megagranja)”.

“El privilegio que han tenido los empresarios no solamente ha sido impulsado por el Poder Ejecutivo sino también por el Poder Judicial”, explicó Jorge Fernández Mendiburu, integrante de Indignación, minutos antes de conocer las clausuras.

Posteriormente, agregó que la represión, con la intervención de la Profepa en Homún es una muestra de cómo funciona la justicia en México, contra los que menos tienen, contra los que defienden su pueblo y no contra los grandes empresarios que violan los derechos humanos y las normatividades.

Una vez que conocieron que cinco inspectores realizaban recorridos en los cenotes, enojados se trasladaron a los sitios en medio de mototaxis, bicicletas y hasta a pie, logrando alcanzar a los empleados federales y bajo presión los obligaron a retirar los sellos de clausura. La rebelión llegó a un punto que intervino elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Fernández Mendiburu refirió que a pesar de las múltiples irregularidades que se han registrado y a la oposición del pueblo de Homún que se definió mediante una consulta, en ningún momento el Gobierno del Estado emitió algún tipo de suspensión que salvaguardara el derecho del pueblo a decidir sobre su futuro, su medio ambiente y sobre su agua.

Como se ha informado, pobladores de Homún se oponen a la construcción de esta megagranja, ante las faltas legales y administrativas que se han cometido en todo el proceso.

Noticia anterior

Choca por alcance contra un automóvil

Siguiente noticia

Instalarán centro de estudios del cráter