Inicio»Yucatán»Arquidiócesis apoya cierre de mega granja en Homún

Arquidiócesis apoya cierre de mega granja en Homún

0
Compartidos
Google+

La Arquidiócesis de Yucatán apoya la suspensión definitiva de la labores de la mega granja de Homún, afirmó el encargado de la Pastoral Social, Augusto Romero Sabido, al establecer que las autoridades deben respaldar a las personas y grupos activistas que luchan por el agua.

En el Estado —advirtió—, hay más de 300 granjas porcícolas, cuyas descargas residuales provocan un daño considerable al manto freático, y aplaudió el logro obtenido en la lucha jurídica,  de suspender de manera definitiva la planta de Homún.

Afortunadamente, se detuvo a tiempo la entrada en funcionamiento la mega-granja de Homún, en beneficio directo a los pobladores así como del medio ambiente.

“Desde hace tiempo hemos denunciado la contaminación, que lacera el agua subterránea de Yucatán, pero sin tener respuesta y ahora la situación es diferente”, acotó.

En conferencia de prensa, en la cual anunció la realización del Primer Foro sobre el Cuidado del Agua en Yucatán, reprobó la ilegal fumigación aérea realizada por empresario Jacobo Xacur Eljure, porque se trata de una de las tres principales fuentes de contaminación del agua.

A tres meses de la acción de Xacur Eljure, las familias pobres y los pequeños productores del oriente del Estado aún siguen sufriendo las secuelas.

Además de los pobladores, el medio ambiente resiente los efectos de la ilícita acción cometida a finales de julio pasado.

“Verter los agroquímicos provocan daño directo al manto freático”, expresó durante el evento efectuado en el Centro Comunitario de la Parroquia de Itzimná.

La fumigación siniestró las parcelas, “quemó” las flores y la vegetación, e incluso, provocó la mortandad de numerosos insectos, entre ellos, las abejas.

Asimismo, los más afectados son los horticultores, ante la pérdida del cultivo de calabaza, y en menor medida de sandía.

Incluso, dañó la Reserva de la Biosfera de Ría Lagartos y el manto acuífero, debido al químico utilizado y las condiciones ambientales del momento y del lugar.

FOSAS SÉPTICAS

El tercer foco de infección son las fosas sépticas de Mérida y los municipios conurbados, pues debido a las condiciones del subsuelo la contaminación es directa, principalmente durante la temporada de lluvias.

En todos los casos, “los más afectados son las familias de escasos recursos, principalmente las que dependen del agua del subsuelo”.

El manto acuífero de la Península de Yucatán es la tercera cuenca más importante del país, por lo que “se tiene un verdadero tesoro”, subrayó el prelado.

Finalmente, el obispo auxiliar, Pedro Mena Díaz, expresó que ante las diversas anomalías registradas recientemente en Yucatán, como la mega granja y la fumigación área en el oriente del Estado, es “hora de reflexionar, dialogar y actuar para evitar una mayor contaminación del agua”.

Noticia anterior

Derrapa en la Minas familia en motocicleta

Siguiente noticia

Construirán calles con 600 millones de pesos