Inicio»Yucatán»Usan tecnología para “espiar” a procesados

Usan tecnología para “espiar” a procesados

0
Compartidos
Google+

La Unidad de Medidas Cautelares de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Yucatán opera una moderna plataforma y sistema de detección, ubicación y control de las personas que enfrentan algún tipo de proceso judicial con el uso de brazaletes electrónicos, prácticamente inviolables.

En esta área son 11 los operadores y técnicos que en tres turnos vigilan cada uno de los movimientos de los portadores de los dispositivos las 24 horas, y casi en tiempo real (en 30 segundos de diferencia) pueden recibir la “alerta” de que algunos de estos sofisticados equipos están siendo retirados, desconectados o se quedaron sin batería.

Los equipos son lo más moderno en el mercado y, a decir del personal que los opera, nunca han presentado ninguna falla; sin embargo, su uso es de corto tiempo, ya que en dos años se vuelven obsoletos frente a las nuevas tecnologías.

Debido a esto, la misma Secretaría de Seguridad Pública decidió adquirir el equipo sólo en arrendamiento y no en compra definitiva, puesto que cada brazalete electrónico cuesta en promedio 30 mil pesos.

Yucatán cuenta con 160 dispositivos, los cuales son asignados por un juez de Control a quienes enfrentan un proceso legal —generalmente por delitos menores como fraude, robo o incluso homicidio imprudencial— y obtienen la medida cautelar como beneficio por un tiempo determinado. Actualmente 145 equipos se encuentran en operación y 15 en reserva.

El director del Centro Estatal de Supervisión de Medidas Cautelares y Suspensión Condicional del Proceso, Jesús Humberto Herrera Góngora, indicó que el personal que vigila los dispositivos es egresado de Ingeniería e Informática y aprobó los controles de confianza.

 

EL BRAZALETE

Los brazaletes electrónicos son equipos sencillos, dotados de un GPS. El portador es el responsable del estado del dispositivo: debe cuidar que no se moje o se deteriore y que no se descargue la batería —que dura de ocho a 12 meses—; de ser así deberá dar aviso a las autoridades o podría perder la medida cautelar.

Esta herramienta puede costar de 25 mil a 35 mil pesos cada una, por ello la adquisición definitiva es poco recomendable; la mayoría de los estados que los usan los arriendan.

Los que se utilizan en Yucatán pertenecen a la empresa estadounidense AIR Platform, que dota los brazaletes y la plataforma digital, la cual es de las más efectivas del mercado con un margen de error muy reducido, de acuerdo con Herrera Góngora.

Detalló que estos aparatos son prácticamente inviolables, debido a que no hay manera de que el portador se lo quite sin que se genere una alerta inmediata que tarda 30 segundos en emitirse.

Herrera Góngora señala que tras recibir la señal de alerta, se llama a los números telefónicos del portador y, según el caso, se podría enviar a policías para verificar la situación en su domicilio. De hallar alguna irregularidad, la sanción podría llegar a una nueva detención, según la intención de la falta y la valoración del juez.

El único caso de un portador del dispositivo electrónico que logró deshacerse del equipo y huir se presentó en 2016 con una persona acusada de fraude que posteriormente fue recapturada (El Universal).

Noticia anterior

Incrementa interés en niños por dieta vegana

Siguiente noticia

Buscarán aumentar dragado de Progreso