Inicio»Portada»Teme padre por la vida de su pequeña hija

Teme padre por la vida de su pequeña hija

0
Compartidos
Google+

Con la voz entrecortada, Irving Andrés Arano Cervera clama justicia pues —asegura— la integridad de su hija S.A.C., de cuatro años, corre peligro al lado de su expareja Angélica Guadalupe Chiquini González.

Desesperado el joven busca obtener la custodia de la niña, luego de que accediera a dejarla con su madre por recomendación de los abogados de la Fiscalía General de Justicia (FGE) tras ser localizada por la Policía Estatal luego de que fue “secuestrada” la tarde del martes por dos sujetos y la progenitora, quienes iban a bordo de un automóvil Versa rojo.

Ayer, visitó diversas dependencias: DIF Estatal y Municipal, la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Prodemefa) y un bufete jurídico de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), pero en todas fue la misma respuesta “no podemos hacer nada porque no hubo secuestro, pues a la niña se la llevó su madre”.

“Dónde están las autoridades, dónde está el gobernador y el alcalde, que den la cara para que solucionen los problemas, que ayuden a los padres también, están los videos donde se ve que me la arrebataron  dos sujetos por orden de mi expareja y a eso no le llaman secuestro”, cuestionó.

Entrevistado por TRIBUNA, Irving Arano, de 24 años de edad, dice sentir miedo por lo que pudiera pasarle a su hija y responsabiliza a las autoridades estatales y judiciales de la omisión que han tenido los abogados y personal de las dependencias, quienes aseguran que nada pueden hacer para que recupere a su hija.

“En Semana Santa a mi expareja se le murió un niño de cinco años por omisión de cuidados. Ella tenía tres hijos, uno de seis años, el segundo de cinco que falleció y la niña que tuvimos de cuatro años. La conocí por medio de unos primos y ya con un hijo y embarazada la acepté y decidí formar una familia y le di mis apellidos al niño que falleció”, abundó.

 

LOS HECHOS

El denunciante y su hija caminaban al mediodía de anteayer en calles del Fraccionamiento San José Tzal, al sur de Mérida, cuando dos sujetos, a bordo de un coche rojo, le arrebataron a la pequeña. Como pudo, Arano Cervera intentó defender a su hija, por lo que fue golpeado y arrastrado varios metros por el auto.

Tras el incidente, el joven denunció los hechos. La Policía Estatal y la Fiscalía activaron la Alerta Amber. Horas después fue hallada en la vivienda de su madre y aunque en un principio se dijo que tanto ella como sus dos cómplices habían sido detenidos, lo cierto es que ninguno pisó la cárcel.

Alrededor de las tres de la madrugada de ayer, ante el Ministerio Público, el padre accedió a que la menor se quedara con la mujer, a fin de que la pequeña no fuera llevada al Centro de Atención al Menor en Desamparo (Caimede), pues según dijo, amistades y los propios abogados le comentaron que en ese lugar los niños sufren de maltrato.

Desde las primeras horas de ayer, Arano Cervera inició con las diligencias para conseguir los documentos que le permitan iniciar un proceso legal para recuperar a la niña y tener la custodia legal, sin embargo, no tuvo éxito pues en ninguna dependencia quisieron apoyarlo.

La pequeña vivía con su padre desde los tres meses de edad, debido a las condiciones deplorables junto a su madre, quien se dedicaría al sexo-servicio, incluso lleva a sus clientes a su domicilio.

“Tengo miedo de que algo le pase a mi hija, hago un llamado al gobernador para que me ayude. Los padres tenemos también derechos y hay pruebas de que la niña corre peligro. Qué están esperando las autoridades para actuar, estoy desesperado, ya no sé a dónde acudir para que me ayuden a recuperar mi hija”, lamentó.

Noticia anterior

Respalda gobernador la Guardia Nacional

Siguiente noticia

Exigen regularización de terrenos; carecen de servicios públicos