Inicio»Portada»Claman justicia familias de víctimas de derrumbe

Claman justicia familias de víctimas de derrumbe

0
Compartidos
Google+

Familiares de los fallecidos tras el derrumbe de la cornisa del restaurante bar “Mocambo” el pasado domingo en Puerto Progreso, exigieron a las autoridades estatales y municipales investigar a fondo los hechos y sancionar a los responsables de este lamentable acontecimiento.

La mañana de ayer los parientes de Paulina Estefanía Salazar Suárez, de 30 años, y de Scarlet Odisea López López, de siete, acudieron a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) para realizar trámites correspondientes para la entrega de los cuerpos. Hasta el cierre de edición los cuerpos continuaban en el Semefo.

Elvia López, tía de la menor fallecida, denunció demora en los trámites para la entrega de los cuerpos y pidió a la Fiscalía General del Estado (FGE) y al gobernador Mauricio Vila Dosal el apoyo necesario para que este caso no quede impune y apoyen a las familias en los gastos del sepelio.

“Le pedimos al gobernador Mauricio Vila que tome cartas en el asunto, que apoye a esta familia y que al responsable, el propietario del restaurante Mocambo, se le cite y ordene para que se presente y tenga esa responsabilidad civil por las víctimas”, destacó.

Agregó que otra lesionada, de nombre Ely, está en el Hospital Benito Juárez con heridas graves como traumatismo craneoencefálico y al no contar con seguridad social la trasladarían al Hospital General “Dr. Agustín O’Horán”, donde su salud podría empeorar; y el hijo menor está en el O´Horán, pues tuvo fractura expuesta en una pierna.

“Pedimos a la Fiscalía que se mueva y busque al responsable, sabemos que es un accidente pero fue un accidente que se pudo evitar, hay un responsable civil, que el propietario dé la cara, se presente y repare el daño de las víctimas. Pedimos al fiscal y al gobernador integren la averiguación lo más pronto posible, se estudie el caso y se busque al responsable”, aseveró.

Otra de las víctimas mortales fue Diego Armando Bojórquez Collí, de 31 años, y falleció también en el lugar de los hechos. Era panadero y en el momento que ocurrió la tragedia se encontraba resguardándose del sol.

Personal del Semefo del Instituto de Ciencias Forenses de la Fiscalía realizó la necropsia a los tres cuerpos y determinó que la causa de la muerte de Paulina Estefanía y Diego Armando fue traumatismo craneoencefálico y en el caso de la menor fue por rotura hepática, secundaria a trauma de abdomen cerrado.

Como se informó, los hechos se registraron en la calle 68, entre 21 y 23 de Progreso, alrededor de las tres de la tarde del pasado domingo. De inmediato el sitio se llenó de personas que presenciaron el desplome para apoyar a las víctimas mientras llegaban los servicios de emergencia.

Pobladores del puerto y fotografías que circularon en redes sociales confirmaron que hace tres meses la administración del lugar anunció su remodelación y para ello adaptaron el techo como segundo piso.

El responsable sería el director de Desarrollo Urbano y Obras Públicas del Ayuntamiento de Progreso, Luis Alberto Castro Naal, de 31 años de edad, quien habría autorizado la obra y quien según fuentes políticas llegó al puesto como pago de favores políticos.

 

POSICIONAMIENTO OFICIAL

La administración municipal de Progreso reconoció que “Mocambo” funcionaba de manera irregular al amparo de una licencia expedida en 2017, al igual que numerosos establecimientos del municipio lo hacen hasta la presente fecha.

De los aproximadamente 328 comercios dedicados a la venta de licor, únicamente 40 han acudido a la invitación de regularizarse.

En los archivos existentes en la Dirección de Desarrollo Urbano y Obra Pública del Municipio, los trabajos de remodelación de “Mocambo” fueron realizados durante mayo del 2018, es decir, tres meses antes del inicio de funciones del presente Gobierno.

De la revisión de los expedientes de la Unidad de Protección Civil y de la misma Dirección de Desarrollo Urbano se encontró que durante noviembre del 2018 y como parte de las acciones de regularización de los establecimientos mercantiles del puerto, fue practicada una visita de inspección en materia de protección civil al lugar, encontrándose que el mismo no cumplía con los requerimientos necesarios para operar, motivo por el cual fue levantada el acta correspondiente y se invitó a los propietarios a regularizar las referidas observaciones.

Durante ese mismo mes y con la finalidad de obtener la renovación de la licencia de funcionamiento, fue recibida en Desarrollo Urbano una solicitud firmada por el propietario o responsable del comercio, solicitando el uso de suelo para funcionamiento, el cual no fue expedido por no haber cumplido con los requisitos necesarios.

El Ayuntamiento de Progreso afirmó que en caso de comprobarse, conforme a las investigaciones en curso, responsabilidad de servidores públicos en funciones o de administraciones anteriores, se procederá con todo el rigor de la ley conforme el caso lo amerite.

Noticia anterior

La Comuna no ataca “basureros ilegales”

Siguiente noticia

Cuidarán espacios públicos