Inicio»Portada»Saturan zonas arqueológicas

Saturan zonas arqueológicas

0
Compartidos
Google+

Fenómenos arqueoastrónomicos se presentaron en zonas arqueológicas, y en un enfrentamiento por el poder celestial, K’iin (dios maya del sol) y Kukulcán lograron vencer a Chaac, deidad de la lluvia, pues los nublados se desvanecieron conforme transcurría el día.

Cerca de mil personas acudieron a Dzibilchaltún y constataron los nubarrones que habían en el horizonte, sin embargo, conforme se acercaba el amanecer, en el cielo empezaba a disminuir la presencia del dios pluvial.

Justo a las 6:58 horas, K’iin se presentó de manera majestuosa, al mismo tiempo que numerosas personas alzaron las manos al cenit para cargarse de energía positiva y salir adelante durante el año.

Los gnósticos, mayoría de ellos vestidos de blanco, también se concentraron para recibir la buena vibra del suelo de la mítica ciudad maya.

Conforme avanzaban los minutos, los asistentes recorrieron el sacbé, camino blanco sagrado, hasta acercarse lo más posible al Templo de las Siete Muñecas, cuyas puertas centrales fueron iluminadas cuando el disco solar se colocó justo en medio.

De manera paulatina, los asistentes se empezaron a retirar de la zona arqueológica, mientras que otros optaron por explorar el mítico lugar, que sirvió de ciudad para los mayas; posteriormente fue sitio de la conversión religiosa impuesta por los conquistadores, hacienda y ahora museo al aire libre.

 

EN CHICHÉN ITZÁ

A partir de las tres de la tarde, miles de turistas nacionales y extranjeros se concentraron a un costado del Gran Juego de Pelota de Chichén Itzá para presenciar el arribo de Kukulcán, la serpiente emplumada. De esta manera confirmó el inicio de la primavera, que se registró el miércoles 20.

A las 15:15 horas, en la alfarda noroeste de El Castillo se formó el primer triángulo de luz, hasta que poco antes de las cinco de la tarde el cuerpo serpentino se formó por completo, y a partir de este momento Kukulcán nuevamente retornaba al Oxlahuntikú, al cielo de los mayas.

El cuerpo del héroe deificado estuvo conformado por siete triángulos de luz, el último remató en la cabeza de Kukulcán, ya que el sol filtró sus rayos a través de los nueve basamentos del edificio.

Hasta el cierre de la edición, el saldo fue blanco y en todo momento fue notable la presencia de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), la Policía Federal y las fuerzas armadas, así como custodios del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Yucatán.

Cabe destacar que el Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur) organizó las actividades, destinando un solo día para la observación del fenómeno arqueoastronómico.

La dependencia aún difunde el erróneo concepto de que la primavera cae en el aniversario de Benito Pablo Juárez García, cuando desde 1972 ya acontece el 20 de marzo. En esta ocasión, ocurrió a las 15:58 horas.

Noticia anterior

Morosidad de 70% en pago de agua potable

Siguiente noticia

Sube número de muertos en accidentes de tránsito