Inicio»Yucatán»Dolor e impotencia por homicidio de conductor

Dolor e impotencia por homicidio de conductor

1
Compartidos
Google+

Decenas de familiares y amigos acudieron al cementerio de Xoclán para dar el último adiós al conductor de las plataformas digitales de transporte InDriver y Didi, Édgar Armando González Meneses, de 27 años de edad, quien perdió la vida con un balazo que recibió en la cabeza.

El entierro se efectuó ayer, cerca de las 12:30 horas, cerca de 48 horas después del hallazgo del cuerpo, debido al atraso registrado para la entrega a sus familiares.

Hasta el momento, la Fiscalía General del Estado (FGE) aún no emite la información oficial correspondiente, por lo que son numerosas las hipótesis que circulan a través de las redes sociales, tal es el caso de que las pertenencias del hoy occiso se encontraban en el interior del vehículo, por lo que aún no se define si el móvil del asesinato fue robo.

De igual forma se desconoce sobre la detección de personas implicadas en el homicidio, aunque en un principio se informó que había dos, las cuales revelaron la ubicación del cadáver.

Por lo pronto continúa la integración de la carpeta de investigación, al mismo tiempo que se establecen diversas líneas que permitan la identificación del autor de este crimen que conmocionó a la sociedad yucateca.

Como oportunamente se publicó, el pasado viernes 3 de este mes, González Meneses salió de su casa, en San José Vergel, Oriente de Mérida, cerca de las 21 horas, a bordo del Beat rojo placas YXE-823-C.

El hoy extinto desapareció cuando prestaba servicio con rumbo a Ekmul, Comisaría de Tixkokob, y su última conexión en WhatsApp fue ese día a las 22:43 horas.

Al día siguiente los familiares acudieron a la FGE para interponer una denuncia por la desaparición del joven, quien igual trabajaba en la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (Segey), en el edificio “Paulo Freyre”, en el Área de Inventarios.

En Cacalchén, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) hallaron la unidad, y de manera inmediata la trasladaron al estacionamiento de la FGE, para la realización de las respectivas pruebas.

El cuerpo del Édgar fue encontrado el jueves 9 por la mañana, en los montes de Ekmul, con un tiro en la cabeza. Estaba en avanzado estado de descomposición, Se comprobó su identidad ya que tenía dos tatuajes: en un brazo la imagen de un ancla con las iniciales N y E, y otro, en el pecho, que decía “Meneses”.

Las redes sociales jugaron un papel importante en la viralización de la desaparición de González Meneses, de 1.67 metros de altura; el hallazgo del cuerpo, y ayer con el entierro del chofer de una unidad de transporte público de pasajeros.

Noticia anterior

Pasean al Señor del Pescador por bahía

Siguiente noticia

Captura de mero va en severo descenso