Inicio»Yucatán»Empresas no sobreviven

Empresas no sobreviven

0
Compartidos
Google+

En Yucatán, tres de cada cuatro nuevos empresarios cierran sus negocios antes de cumplir el segundo año de funcionamiento, debido a la falta de metodología de mercado, así como por la carencia de proyectos de emprendimiento, afirmó el director general del Instituto Yucateco de Emprendedores (IYEM), Antonio González Blanco.

“Entre el 75 y el 80 por ciento de los proyectos no transfieren su vida del primer al segundo año de su creación”, acotó.

El 20 por ciento de las pequeñas y medianas empresas logran un éxito de mercado, por lo que consolidan su producto o servicio, e incluso, bien pueden exportar.

El IYEM brinda las herramientas a los emprendedores para procurar que su iniciativa privada continúe en operaciones, al establecer una metodología con visión internacional, una estrategia basas en métodos cuantitativos y demás acciones que permitan dar certidumbre al joven empresario.

También ayuda que Yucatán sea una de las cinco entidades federativas con menor grado de tramitología, es decir, es menos complejo el método para la creación de una empresa.

El nuestro es uno de los estados del país con un alto de índice de empresas que continúan sus operaciones, después del segundo año de su establecimiento.

La entidad se ubica en el promedio nacional de desarrollo, e incluso las cifras son equiparables a los logros que se registran en Oaxaca, Chihuahua y Guerrero.

De 2016 a la fecha, hay 150 proyectos incubados que continúan en operaciones, debido a que los empresarios fueron emprendedores que contaron con las herramientas necesarias que permitió a su negocio mantenerse en el mercado.

La carencia de una metodología de mercado impide a los jóvenes emprendedores del Estado la exportación de sus productos, al carecer de los requisitos indispensables de presentación.

A pesar de la amplia gama de oportunidades que los jóvenes tienen para el desarrollo de un negocio, la mayoría opta por la rama alimenticia.

“En el Estado aparecen numerosos productos, pero su comercialización es muy local debido a que el empresario carece de los elementos para que sus ventas sean a gran escala”.

Hay casos que en la presentación del producto falta la tabla nutrimental, así como el etiquetado, el registro de marca y el código de barras, lo que provoca que sus ventas no sean las esperadas, ya que no satisfacen los requerimientos que un consumidor exige.

“No sólo es la parte estética y visual del producto, también debe de contar con información detalla, una marca y un código que le permita tener presencia”, añadió.

En junio próximo se efectuará un taller para fomentar el emprendedurismo en el interior del Estado, por lo que se atenderá a jóvenes de 10 municipios, tal el caso de Valladolid, Peto, Tekax, Tizimín, y Oxkutzcab, entre otros.

Recientemente se anunció que con el objetivo de que las pequeñas y medianas empresas aseguren su crecimiento, el IYEM otorgará 50 becas.

Noticia anterior

Incendio se sale de control

Siguiente noticia

El trabajo y la familia complican titulación