Inicio»Yucatán»Dañan medio ambiente las empresas porcícolas

Dañan medio ambiente las empresas porcícolas

0
Compartidos
Google+

Pobladores de Homún y de Kinchil se manifestaron contra las empresas porcícolas que se han instalado en diversos municipios de la entidad afectando los recursos naturales, principalmente el agua de los cenotes, en complicidad de las autoridades federales y estatales.

En el Día Mundial del Medio Ambiente, el Equipo Indignación y las agrupaciones Guardianes de los Cenotes y el Consejo Maya del Poniente de Yucatán “entregaron” el reconocimiento “Empresa Peligrosamente Racista y Contaminante” (EPRC) al grupo porcícola Kekén y a grupo Kuo, que, aseguraron, se ha distinguido por discriminar al pueblo maya, vulnerar el derecho a la consulta e imponer su proyecto económico que pone en riesgo los recursos naturales.

Los manifestantes reiteraron que el proyecto económico que promueve Kekén, la industria a gran escala de cerdos a través de megagranjas, extrae, para su propio beneficio, grandes cantidades de agua, que pone en riesgo todo el ecosistema y la vida, pero además lo ha hecho sin consultar a los pueblos originarios.

Señalaron que el agua que se está extrayendo se devuelve contaminada usando plantas de residuos engañosas.

“A la hora de defender nuestras tierras nos hemos topado con políticos, gobiernos, tribunales, jueces y empresas que han decidido colaborar con quien pone en riesgo la vida, el medio ambiente y también la armonía de nuestros pueblos”, expresó Carolina Ix, habitante de Homún, en representación de los demás manifestantes.

Señalaron a la empresa Producción Alimentaria Porcícola (PAPO) se ha distinguido por violentar los derechos del pueblo maya y amenaza al medioambiente. Esta empresa es la principal inversionista de la megagranja construida en el municipio de Homún, que pone en riesgo la  reserva geohidrológica “Anillo de cenotes” que integran más de 400 pozos de agua.

“Señalamos como colaboradores tóxicos al exgobernador Rolando Zapata Bello, que favoreció indebidamente a PAPO; al actual gobernador Mauricio Vila Dosal, quien en uno de los amparos quiso litigar a favor de esta empresa y pidió se nos niegue la suspensión que reclamábamos; a la actual legislatura, en particular a la diputada Silvia López Escoffié que promovió acciones y visitas favorables a la empresa, sin siquiera acercarse a conocer lo que el pueblo maya piensa”, aseveró.

Alberto Rodríguez Pisté, habitante de Kinchil, donde Kekén instaló también una megagranja, señaló además como colaborador tóxico al Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Yucatán, que corrompió su función y entregó indebidamente un permiso que no estaba en sus facultades; a Eduardo Batllori Sampedro, titular de la entonces Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) en la administración anterior, por autorizar el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) en medio de irregularidades.

Asimismo, arremetieron contra Sayda Rodríguez Gómez, actual titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Yucatán, que hace unos días entregó el distintivo de “Empresa Socialmente Responsable” a Kekén.

Además a la extinta Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y al Instituto para el Desarrollo de la Cultura Maya de Yucatán (Indemaya), por sus omisiones frente a la evidente violación al derecho a la consulta del pueblo maya, y por su silencio cómplice a José LafontaineHamui, ex encargado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), quien intentó castigar la defensa de los derechos humanos al mandar a clausurar los cenotes de quienes encabezan la defensa del agua.

En medio de gritos y mantas, los poco más de 50 pobladores de Homún y de Kinchil protestaron y leyeron el posicionamiento en el Monumento a la Patria, para después caminar hacia las oficinas de Kekén, ubicadas a unos metros del sitio histórico, donde de igual forma leyeron su manifiesto.

“Aquí tienes tu agua podrida, contaminada”, “Toma tu reconocimiento Kekén”, “Asesinos del medio ambiente, corruptos”, “Agua sí, mierda no”, gritaron y sentenciaron que continuarán su lucha para salvaguardar los recursos naturales de Yucatán.

 

Noticia anterior

Joven intenta ahorcarse en su casa

Siguiente noticia

Reactivarán juicio por feminicidio de Emma