Inicio»Yucatán»Llaman a empresarios a evitar exceso de ruido

Llaman a empresarios a evitar exceso de ruido

0
Compartidos
Google+

Autoridades municipales recurren al diálogo con dueños de restaurantes, centros nocturnos, cantinas y bares para hacer cumplir el Reglamento de Protección al Ambiente y del Equilibrio Ecológico, que regula los decibeles que emanan de los comercios, por lo que llaman a los empresarios a verificar de manera voluntaria el nivel de ruido que emiten para evitar sanciones.

Y es que a poco más de dos semanas de haber iniciado el operativo de medición de decibeles en bares, cantinas y restaurantes de Mérida, al menos ocho de estos establecimientos han sido clausurados por exceso de ruido, informó Alejandro Ruz Castro, secretario del Ayuntamiento de Mérida.

“Estamos en la revisión constante de los mismos, de hecho hemos pedido a los restauranteros, a los negocios que antes de que nosotros hagamos una verificación si ellos quieren  se acerquen a la Dirección de Desarrollo Urbano para hacer una medición de los decibeles de sus establecimientos y así evitar alguna infracción posterior”, aseveró.

Aunque el Reglamento de Protección al Ambiente y del Equilibrio Ecológico que regula los decibeles que emanan de los comercios se aprobó el pasado junio, aún quedan dudas de su contenido, por lo que continúa la socialización de este ordenamiento municipal.

“Nosotros hemos estado en constante comunicación con la Cámara de la Industria Restaurantera, de hecho hemos programado una serie de sesiones con los socios para explicarles de manera puntual los alcances del reglamento”, precisó.

Ruz Castro refirió que los establecimientos clausurados fueron previamente notificados de sus altos niveles de ruido, pero ante una reincidencia se optó por cerrarlos hasta que sus propietarios cumplan con este nuevo ordenamiento municipal. Se espera que vayan acatando las medidas para que puedan reabrir sus puertas.

Para regular el ruido de Mérida se utilizan instrumentos de medición: sonómetro de precisión, calibrador piezoeléctrico o pistófono específico al sonómetro empleado y un impresor gráfico de papel o un registrador de cinta magnética.

Noticia anterior

CFE, enemiga de los hoteleros: Álvarez

Siguiente noticia

Le apuestan chefs de la entidad al consumo de productos locales