Inicio»App»No justificó Toledo 14 mdp de apoyos

No justificó Toledo 14 mdp de apoyos

0
Compartidos
Google+

Presunta corrupción, tráfico de influencias, conflicto de intereses, irregularidades y abuso de poder para beneficiar a sus empresas vinculadas con el sector agropecuario y simulación de compra de maquinaria, depredación y daño ambiental, cometió como secretario de Desarrollo Rural (SDR) en la Administración pasada, el actual jefe de la Oficina de la Gobernadora, Armando Constantino Toledo Jamit.

Esta serie de corruptelas llevaron al entonces gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas a llamarle la atención, y ante su insistencia en la comisión de hechos que serían constitutivos de delitos, le solicitó su renuncia.

Toledo Jamit, oriundo de Sinaloa, con estudios de ingeniero agrónomo zootecnista por la Escuela de Agricultura “Hermanos Escobar”, A.C., de Ciudad Juárez, Chihuahua, es dueño de las empresas Marathón, S.A. de C.V., Frutas Tropicales de Campeche, S.A. de C.V., Agrícola Palma Sola, S.A. de C.V. y Tracto Sur, S.A. de C.V., las cuales fueron beneficiadas del 2015 al 2018, en que fue secretario de Desarrollo Rural.

Pero además, en la edificación de naves y plantas industriales, compra de maquinaria y presupuesto para siembra de cultivos de palma de aceite y comercialización de frutas tropicales, como mango. No desperdició ninguna oportunidad para aumentar su riqueza.

Investigaciones periodísticas demuestran que Toledo Jamit, hoy jefe de la Oficina de la Gobernadora, ha usado todo su poder, parte de su fortuna e influencias como titular de la desaparecida Secretaría de Desarrollo Rural (SDR) del sexenio pasado, hoy Secretaría de Desarrollo Agropecuario, para que a través de su empresa Frutas Tropicales de Campeche (Frutoka), cometiera diversas irregularidades para sembrar más de tres mil hectáreas de palma africana y construir drenes, que han causado un enorme impacto en el medio ambiente.

El caso fue investigado en un expediente que elaboró la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) con el número PFPA/11.7/2C.28.2/00004-17 por la protección e influyentismos de altos funcionarios. Inexplicablemente el caso fue archivado, sin que hasta el momento se den explicaciones.

Desde su posición como miembro del gabinete de Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, el hoy colaborador y uno de los integrantes más cercanos a la gobernadora Layda Elena Sansores San Román, habría incurrido en tráfico de influencias, abuso de poder y conflicto de intereses.

Toledo Jamit es acusado por ambientalistas de ser el principal promotor de los daños al medio ambiente, por sus actividades agrícolas de siembra de palma africana. Muchos han callado ante la amenaza de ser afectados.

Los tentáculos de la corrupción y los malos manejos en que habría incurrido Toledo Jamit, también se han evidenciado en cuestiones administrativas y tráfico de influencias, debido a que desde la SDR usó recursos del Programa Concurrencia, en su componente de Infraestructura, Equipamiento y Maquinaria.

Se aplicaba conjuntamente con la entonces Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), para autocomprarse con su empresa Tracto Sur, S.A. de C.V., entre 2017 y 2018, un parque de maquinaria pesada para construir caminos cosecheros por 14.4 millones de pesos en los Municipios de Escárcega y Champotón.

Como funcionario del sexenio pasado benefició con recursos públicos a su empresa comercializadora de equipos, unidades y herramientas agrícolas. Por ninguna de esas acciones se le ha aplicado algún correctivo.

DESVIÓ RECURSOS FEDERALES

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que en los programas ejecutados por la Secretaría de Desarrollo Rural, con recursos federalizados, Toledo Jamit llevó a la práctica los vicios de incrustar a beneficiarios “fantasmas”.

En 2019 la ASF observó un probable daño o perjuicio a la hacienda pública federal por 14 millones 400 mil pesos por los recursos federales otorgados por el Gobierno del Estado de Campeche en el ejercicio 2017 a 72 beneficiarios, correspondientes a los apoyos autorizados para la adquisición de maquinaria pesada para la ejecución del proyecto denominado “Construcción y rehabilitación de camino saca cosecha”, con cargo en los recursos del fideicomiso denominado Fofaecam del Programa de Concurrencia con las Entidades Federativas, sin que los beneficiarios, ni el Gobierno del Estado, acreditaran la existencia de dos equipos de maquinaria pesada.

Como jefe de Oficina de la Gobernadora, Toledo Jamit tiene gran influencia en la toma de decisiones para otorgar contratos y encabezar proyectos estratégicos, como el de infraestructura de gas natural, además del Tren Maya y presencia dominante en la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, donde logró mantener a su gente, que operó sus intereses cuando estuvo a cargo de esta dependencia de 2015 al 2018.

Noticia anterior

Ejecutan a 81 personas en un día en Arabia Saudita

Siguiente noticia

Rescatan a 6 náufragos