Tribuna Campeche

Diario Independiente

Retraso en edificar escuelas de AMLO

Da click para más información

Por la opacidad en el manejo de los recursos para la construcción de los edificios, que no concluyen a más de tres años de que los empezaron, deficiencias e insuficiencias en sus instalaciones, como la carencia de Internet y de mobiliario y equipos, cancelación de algunas carreras proyectadas inicialmente e incertidumbre por la validez oficial de los estudios a quienes han egresado, caracterizan a las universidades “Benito Juárez” que prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador en Calakmul, Escárcega y Calkiní.

En Calakmul, a casi cuatro años de haber iniciado su construcción, la Universidad “Benito Juárez”, ubicada en Xpujil, aún no ha sido concluida y sus estudiantes no tienen las condiciones necesarias para su formación académica. Ante esa circunstancia muchos han dejado de acudir al plantel para asistir a otro, por las incomodidades, insuficiencias y deficiencias de las instalaciones.

Aunque ha habido molestias de los padres de familia por la mala administración, simplemente se observa que las obras no pueden terminarlas, y la encargada, Pía Moya Honores, se niega a dar la cara para brindar alguna explicación a la ciudadanía respecto a la situación en que se encuentran, porque aseguran es demasiado tiempo el que se ha llevado el proceso constructivo y de concreción de los planes.

Alumnos de este plantel han denunciado en muchas ocasiones malos manejos de los recursos, que se han gastado en exceso y sin lógica, sin explicar a los padres de familia, pues sólo una persona administra lo que se recibe, como presidenta del comité.

Todo lo maneja a su entero criterio, sin que nadie le diga nada. La obra en su primera etapa se encuentra aproximadamente con un avance del 70 por ciento, y es resguardada celosamente, pues pese a ser pública no hay acceso a particulares, para no levantar sospechas o recibir interrogantes.

También existe incertidumbre sobre el Reconocimiento de Validez Oficial (Revoe) a la licenciatura en Patrimonio Histórico, Cultural y Natural, que se imparte en el plantel, así como las perspectivas de empleo, pues no existen antecedentes de esa especialidad en la zona.

 

EN ESCÁRCEGA SIN EDIFICIO PROPIO

 

ESCÁRCEGA.— A tres años de entrar en funciones, la Universidad “Benito Juárez”, que impulsa el Gobierno Federal, no cuenta con local propio. Aún utilizan las instalaciones del Centro de Investigación y Transferencia de Tecnología Forestal “El Tormento”, ubicado a unos cinco kilómetros de esta ciudad. Pese a que desde el inicio del proyecto se informó que esa institución ofertaría dos carreras, actualmente sólo funciona la de Ingeniería Agroforestal, pues, la Licenciatura de Educación Física nunca inició labores.

Esa especialidad consta de cuatro años, cada uno con dos ciclos, es decir, ocho en total. Su director es Ranulfo Cruz Aguilar. La institución atiende a poco más de 100 alumnos, y las instalaciones constan de aulas, auditorio, laboratorio, talleres, cocina comedor, sanitarios, biblioteca, sala de estudios y áreas de cultivos.

De acuerdo a la información recabada, en ese colegio laboran ocho maestros, y los estudiantes conjugan la teoría con la práctica, aprovechando una extensión de mil 400 hectáreas con que cuenta El Tormento, el cual, en su riqueza natural, destaca la amplia variedad de árboles de diversas especies, un jardín botánico y el orquideario, que incluye una torre de observación de aves y que sirve también para detectar algún incendio forestal.

Aunque se solicitó una entrevista con tiempo, el director de la escuela, el chiapaneco Cruz Aguilar, la negó, con el argumento de que no tienen autorización de dar entrevistas a los medios de comunicación. De acuerdo a versiones de algunos estudiantes, pese a los avances en la infraestructura, aún mantienen limitantes, y apenas hace unas semanas se equipó de mobiliario el auditorio. Los alumnos de fuera reciben asistencia habitacional, pero todos se benefician con la beca que otorga el Gobierno Federal.

Otra de las limitantes es la falta de transporte, pues tienen que viajar desde la ciudad hasta la sede escolar, que se encuentra en las afueras de la ciudad.