Tribuna Campeche

Diario Independiente

aprueba examen usando solo libros de la basura

Da click para más información

¡Bravo! Thompson Vitor se ha convertido en un joven estudiante ejemplar en todo el mundo, ya que con apenas 15 años de edad, aprobó su examen de ingreso a la preparatoria usando libros de la basura; esta es su historia.

Thompson Vitor y su familia son de escasos recursos, así que la única forma de estudiar para presentar su examen fue buscando libros entre la basrua para que le fueran de ayuda.

El joven es originario de Brasil y su familia trabaja como recolectora de basura en el estado de Río Grande do Norte, por lo que de esa forma consiguió los libros para hacer el examen en el Instituto Federal del Río Grandel del Norte (IFRN).

Medios locales informaron que Thompson se levanaba muy temprano para ir a la secundaria y se dedicaba a prepara el examen de ingreso a la preparatoria.

También se sabe que el joven acudía a una secundaria ubicada a 6 kilómetros de su domicilio para llegar hasta la escuela utilizaba su bicicleta y tenía que madrugar para llegar a tiempo al lugar.

La mamá del joven ejemplar dijo a medios locales que todos los libros ella los encontraba en la basura y se los llevaba a su hijo, así que desde que era pequeño le inculcó el gusto por la lectura.

Universitaria recolecta libros para abrir una biblioteca en Oaxaca

Se dio a conocer en el 2019 que con tan solo 20 años, Adriana Kupijy Vargas Huitrón creó una biblioteca comunitaria en la sierra mixe de Oaxaca y ya prepara la segunda, pues considera que “el conocimiento no debe de ser un privilegio de pocos, sino el derecho de muchos”.

La joven originaria del municipio Tlahuitoltepec -a tres horas de la ciudad de Oaxaca- narra que su madre era maestra de educación especial y su padre artista plástico por lo que en casa, donde no había televisión, el castigo cuando se portaba mal era “quitarle un libro”.

Al saber que sus grandes ídolos de la literatura estudiaron en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se decidió por la Licenciatura en Pedagogía en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán.

Tras reflexionar sobre su compromiso como estudiante hacia la sociedad, decidió llevar la teoría a “algo tangible” por lo que emprendió un proyecto de donación de libros a través de redes sociales para crear una biblioteca en la ranchería de Tejas, en la sierra mixe de Oaxaca.