Inicio»Carmen»Mercado sin ingresos

Mercado sin ingresos

0
Compartidos
Google+

La gran cantidad comerciantes irregulares que realizan la compra de mariscos en la zona de la Puntilla para su venta irregular en horas de la mañana, afecta contundentemente la productividad para los locatarios del mercado de mariscos.

José Moisés Espinoza López, administrador del mercado de mariscos asegura que el crecimiento de vendedores informales, los cuales recorren las colonias en triciclos o vehículos vendiendo todo tipo de mariscos ha ocasionado una baja considerable en los ingresos para sus locatarios debido que las personas ya no asisten hasta este tradicional mercado.

La afectación es tal que ya cinco locatarios han tenido que cerrar debido que los ingresos no les dejan ganancia alguna y no sorprendería que más locatarios tengan que cerrar debido a esta situación que ha generado una crisis económica que además de afectar a los locatarios también afecta al mercado ya que del pago de estos espacios es de donde se reúne el dinero para el mantenimiento de las instalaciones.

Esta situación se debe a que durante las mañanas gran cantidad de personas en triciclos acuden a la zona del malecón de la puntilla lugar donde todas las embarcaciones llegan con el producto recolectado fruto de las horas de trabajo en altamar, para comprarles el producto en grandes cantidades y dejando el mercado de mariscos sin opción para abastecerse, y adquiriendo el producto a precios más elevados por lo cual se eleva el precio de la venta al público.

Espinoza López asegura que si las autoridades correspondientes regularizarán la venta de este producto a los pescadores, la situación cambiaría ya que las condiciones en las cuales estos comerciantes informales realizan la venta del producto ya sea en triciclos o bien en los cruceros de la Isla, tienen colgando a la intemperie los pescados y demás mariscos en recipientes que no generan la temperatura adecuada para evitar el proceso de descomposición, estas medidas no son las adecuadas, por lo cual les prohibirían realizar la venta, beneficiando a los locatarios quienes tendría más producto para adquirir y poder venderlo a un mejor precio, pero aún más importante con las medidas sanitarias correspondientes sin poner en riesgo la salud del consumidor.

En un recorrido por distintos puntos de la Isla nos percatamos de los cobros que realizan los empleados de Gobernación Municipal.

Noticia anterior

Tienen 113 pendientes

Siguiente noticia

Exitosa, la evaluación de equipo de judo del Cedar