Inicio»Carmen»Planta de Cemex, instalada en Área Natural Protegida

Planta de Cemex, instalada en Área Natural Protegida

0
Compartidos
Google+

En Atasta hay instalada una planta que es propiedad de Cementos Mexicanos (Cemex), tal parece que cualquier empresa puede asentarse sin tener que solicitar los permisos, muchas personas no saben que a la entrada de la planta de recompresion de gas se encuentran las estructuras que son utilizadas por esta cementera.

Manifestó lo anterior Jorge Arturo García Hernández, presidente de la Organización para el Progreso Comunitario y Familiar de Carmen, quien indicó que estas instalaciones sirven para realizar la mezcla para los bloques que formarán partes de la escollera frente al Golfo de México.

“Esta planta labora día y noche y lo peor de todo es que se continúa incrementando la contaminación por las partículas que desprende la mezcla de  los productos”, expuso.

Hasta ahora las autoridades como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y el Área Natural Protegida de Flora y Fauna prefieran estar en sus despachos en vez de inspeccionar las zonas que han sido afectadas, levantar un reporte, y proceder a sancionar a quienes han cometido afectaciones naturales, subrayó.

No cabe duda que si no realizamos manifestación masiva las autoridades no nos hacen caso, inaudito ver cómo empresas contaminan la zona de la Península de Atasta y no son castigadas, resaltó.

Indicó que las autoridades federales encargadas de proteger el medio ambiente están coludidos con Petróleos Mexicanos (Pemex), se hacen de la vista gorda y toleran las múltiples afectaciones en el suelo atasteco, mientras los habitantes resienten los estragos.

“Pemex se ha caracterizado por generar afectaciones graves en la Península de Atasta, mantiene sus dos plantas de Proceso de Gas y de Nitrógeno Cantarell,   los residuos que son vertidos al aire y al manto freático son tan dañinos que ahora ni siquiera crecen los pastos para alimentar las cabezas de ganado que hay en la zona”, recalcó.

Noticia anterior

Impiden la protesta de senecta por medicinas

Siguiente noticia

La maravilla del asombro