Inicio»Carmen»Devoción en paseo a Virgen

Devoción en paseo a Virgen

0
Compartidos
Google+

Cientos de fieles católicos desbordaron su fe y advocación hacia la Virgen del Carmen. Vivieron con júbilo e intensidad el tradicional paseo de la patrona por aguas de la Laguna de Términos, que reunió a más de 80 embarcaciones, ribereñas, camaroneros y al servicio de la industria petrolera.

El “Careyes I” transportó en lo alto de la caseta de mando la efigie venerada,  salió de la dársena principal del puerto pesquero “Isla del Carmen” para iniciar el recorrido de más de una hora, seguido por lo menos de 80 barcos, entre yates deportivos, catamaranes, de pescadores ribereños, los escasos camaroneros y petroleros.

 

HORAS DE ESPERA BAJO EL SOL

Cientos de personas esperaron bajo el inclemente calor del verano el tradicional paseo, recibieron a la Virgen con una lluvia de vivas, hurras, aplausos, cantos y alabanzas.

La caravana marítima se abrió paso entre un mar embravecido, todas las embarcaciones lucieron banderines multicolores.

Durante el trayecto se dejaron escuchar el ulular de las sirenas de los barcos, que anunciaban la alegría de la peregrinación.

Bastaba ver el rostro de los fieles para denotar su alegría y emoción que les hizo olvidar las horas de espera ante el inclemente sol que en este día llenó de devoción cada uno de los corazones de los fieles católicos que vivieron con fuerza este tradicional paseo.

Enfermos y personas con capacidades diferentes  esperaron con ansias el contingente marítimo, con la única recompensa de ver a la patrona surcar orgullosa el mar a bordo del “Careyes I”.

Muchos coincidieron que la Virgen es la salvadora de los hombres de mar, la madre bondadosa que a muchas mujeres ha hecho tantos milagros y la que siempre ha sido considerada protectora de esta Isla.

Antes del tradicional pase por mar, la Virgen fue conducida en procesión, desde la parroquia de Nuestra Señora hasta el Estadio “Nelson Barrera Romellón”, donde se celebró una multitudinaria misa, misma que estuvo presidida por el Obispo Emérito de Tabasco, Florencio Olvera y por el rector del Santuario Mariano Diocesano, José Francisco Díaz Vera.

Junto a la imagen de la Virgen iba la reina de los tradicionales Juegos Florales Nacionales, “Arantza I”, y numerosos católicos que portaban estandartes de los diverso gremios, en medio de cánticos y alabanzas al ritmo de trompetas y tambores de estudiantes del Colegio “Lafayette”.

Peregrinos cantaban con alegría a la Virgen, mientras a los adultos mayores se les vio radiante, llenos de energía, como si por ese instante la fe curara sus males y su cansancio.

Momento especial fue cuando vecinos de la colonia Miami y Electricista detuvieron  la caravana para recibir la bendición del rector del Santuario, al mismo tiempo el mariachi ofrendó con sus voces una alabanza a la patrona.

Ya en el estadio y durante el desarrollo de la multitudinaria misa, por tercer año consecutivo, la familia Pérez Sáenz, pretendió elevar la réplica con la imagen de la Virgen del Carmen, pero por causas adversas esta nunca despegó de la tierra.

Noticia anterior

Asaltan negocio frente a policías

Siguiente noticia

Sin cambios la situación legal del Centro Ecológico