Inicio»Carmen»Fervor en paseo de Virgen

Fervor en paseo de Virgen

0
Compartidos
Google+

Gran manifestación de fe desbordaron cientos de feligreses que acompañaron a la Virgen del Carmen en su recorrido por tierra en las principales calles de la ciudad y la misa multitudinaria que se celebró en el Estadio “Resurgimiento”, dentro de las festividades que en su honor se realizan.

Como es tradición, la patrona dejó el Santuario Mariano Diocesano a las 8:00 horas, después de la misa que el rector Francisco Díaz Vera ofreció.

El recorrido  incluyó las calles 25 y 31, pasando por las colonias Centro, Cuauhtémoc, Tacubaya, parte de la colonia Aviación, hasta llegar al estadio.

Este año, la empresa de béisbol Delfines del Carmen accedió que  se celebrara la multitudinaria misa en su campo.

Cantos y alabanzas acompañaron a la Virgen durante su recorrido, anunciado con el estruendo de los voladores. Los feligreses portaron banderitas y globos blanco y amarillo, los colores representativos del Estado Vaticano.

Fue un ambiente de júbilo cuando la imagen venerada ingresó en su trono, que en hombros la condujeron hasta la tarima que sirvió de improvisado altar donde fue alabada.

Durante la misa ofrecida por sacerdotes del Decanato Carmen, asistieron poco más de seis mil 500 fieles que abarrotaron las gradas del “Resurgimiento”.

Muchas familias de Tabasco, Veracruz, Yucatán y Chiapas acudieron a venerar a la Virgen de El Carmen, quien fue la que alejó a los piratas y trajo prosperidad a esta ciudad.

Después del culto, la patrona de los carmelitas recorrió el estadio de béisbol para ser aplaudida y con gritos de “viva la Virgen María, viva la Virgen de El Carmen”, inició su recorrido por tierra de regreso al Santuario Mariano Diocesano.

Recorrió por las calles 56, 47 y 26, en cuyos hogares se pudo observar la colocación de altares con la imagen de la venerada, y adornada con globos multicolores

LA HISTORIA

Foto 1-A-2MAX3COLUMNAS

Cuenta la historia que después de grandes combates don Alonso Felipe de Andrade, la Virgen logró desterrar a los piratas, que durante más de un siglo estuvieron en la Isla Tris (hoy Ciudad del Carmen).

El 16 de julio de 1717, este día fue memorable para todos los habitantes del sur de México, ya que era el inicio de una nueva etapa, sin vividores, bandidos y asesinos.

Como el día que lograron expulsar a los piratas de Campeche era la fiesta de la Virgen del Carmen, adjudicaron a ella este logro y en señal de gratitud los habitantes decidieron rebautizar la Isla Tris con el nombre de Ciudad del Carmen.

Encargaron una talla de la Virgen a España y comenzaron a principios de 1718 la construcción de una capilla en honor a la Estrella del Mar.

La identificación con esta devoción fue tan aceptada que desde que recibieron la escultura de la Virgen, en 1723, se organizaron varias formas de agradecerle y, con el paso de los años, se fueron consolidando varios eventos.

En su día se organizan por barrios o por sectores, carniceros, panaderos, pescadores, taxistas, albañiles y muchos otros grupos, para llevarle las tradicionales “Mañanitas” toda la noche del 15 y abrir el 16.

La celebración religiosa se combina con eventos artísticos, peregrinaciones, deportivos y muchas otras muestras de fe, que incluye un paseo por mar, el primer domingo después del 16 de julio y por tierra que es el segundo domingo de ese mismo mes.

Noticia anterior

Aparatoso accidente en la Vicente Guerrero

Siguiente noticia

CAM 14: “Una enseñanza de vida”