Inicio»Carmen»Sales y Zayas, con un oscuro pasado

Sales y Zayas, con un oscuro pasado

0
Compartidos
Google+

Renato Sales Heredia, comisionado nacional de Seguridad, y Guillermo Zayas González, director de Seguridad Pública, Vialidad y Tránsito Municipal, han sido durante mucho tiempo grandes amigos y compañeros de trabajo, así como aliados en diferentes hechos no muy claros.

Uno de los casos fue documentado el dos de diciembre del año 2002 en el periódico La Jornada, que dio cuenta exacta del asesinato de la familia Narezo Loyola y dos empleadas domésticas, donde Bernardo Bátiz, titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), y sus colaboradores Renato Sales Heredia y Guillermo Zayas Gonzales insistieron de manera extra que la muerte de siete personas, fue por un simple robo.

Las autoridades dieron su versión ante los medios, en la que señalaban la detención de Orlando Magaña Dorantes, -—quien fue conocido como el multihomicida de Tlalpan-—, uno de los involucrados que presuntamente llegó a robar.

En ese entonces lo arrestaron a las 18:00 horas el sábado en el oriente de la ciudad —-trascendió que en Iztapalapa—- donde permanecía escondido en casa de un pariente y pretendía salir a Morelos, Estado al que viajó días después del crimen. Una vez asegurado fue llevado a la sede de la PGJDF, en la colonia Doctores, donde rindió su declaración desde las ocho de la noche hasta las cuatro de la mañana del domingo.

Por lo que Sales Heredia y Zayas González respaldaron la versión en que el robo fue el móvil del séptuple homicidio en Tlalpan, no había  líneas de investigación que apunten hacia el narcotráfico o la venta de vehículos robados.

Aquel homicidio se registró el 15 de noviembre del 2002, en una casa ubicada en la colonia Toriello Guerra del Distrito Federal, donde fueron hallados los cuerpos.

Sin embargo, sobrevivió Juan Pablo Quintana, amigo de la familia Narezo Loyola, asimismo fue el único testigo de la masacre, quien informó que Orlando Magaña Dorantes era vecino de las víctimas.

 

OCULTAN DROGA

En otra publicación del diario La Jornada de fecha cinco de diciembre de 2002, se revela que en el múltiple homicidio que Bátiz y sus colaboradores Sales Heredia y Zayas González trataron de ocultar los 150 kilos de cocaína y siete millones de pesos que le robaron a un narcotraficante de Nuevo León, cuya identidad no ha sido revelada por las autoridades.

Asimismo, se aseguró que la mafia de las drogas obligó a Jorge Magaña Vázquez, ex comandante de la Policía Federal, a entregar a su hijo Orlando para frenar las investigaciones sobre un cargamento “extraviado” de 150 kilos de cocaína.

De la misma forma, se dice que el “cómplice” Jorge Esteban fue enviado del narcocolombiano, el cual tenía la orden de aplicarle a toda la familia Narezo la corbata colombiana, “es decir, degollarlos por no cumplir con lo pactado”.

Según testimonios de vecinos los Narezo tenían en su casa una importante colección de obras de arte, que incluía cuadros originales de pintores famosos (entre otros, de Van Gogh y Picasso).

Se considera que los ingresos económicos de Ricardo José Narezo Benavides como restaurador de autos de colección, no eran tan elevados como para permitirle la adquisición de tan valiosas piezas artísticas.

Noticia anterior

Bomberos rescatan a mujer tras accidente

Siguiente noticia

Bautizan a Paolo Sánchez Lanz