Inicio»Carmen»Endurecen penas contra responsables del delito de trata de personas: Rosas

Endurecen penas contra responsables del delito de trata de personas: Rosas

0
Compartidos
Google+

Mínimo 30 años de cárcel sin posibilidad de salir libres bajo fianza, recibirán probables delincuentes que participen en delitos de trata de personas, informó el senador Óscar Román Rosas González.

El Senado —precisó—, aprobó endurecer la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas, y cuando la víctima sea familiar de algún detenido habrá más severidad.

Este ilícito contempla lo que se entiende por explotación de una persona en sus diversas formas: esclavitud, condición de siervo, prostitución u otras formas de explotación sexual.

También, trabajo o servicio forzado, mendicidad forzosa, uso de personas menores en actividades delictivas y alistamiento de menores de edad para un conflicto armado.

El dictamen plantea, entre otros puntos, que la ley establece los tipos penales, sanciones y circunstancias agravantes, para tutelar el libre desarrollo de la personalidad, que deriva de la dignidad humana.

También se busca eliminar la confusión entre trata y explotación de personas, para que sean dos delitos distintos, y se establecen criterios para combatir el primero, que desafortunadamente afecta a todos los estados del país.

La nueva ley  incluye más obligaciones para la autoridad que ayude a las víctimas, y ahora darán asistencia jurídica, salud, educación y empleo. Además, las reunirán con sus familias y verán la manera de regresarlas de forma segura a su lugar de residencia.

“No podemos permitir que se continúe abusando de la gente, niños y mujeres, por eso fue necesario endurecer las penas para que quienes participen en este ilícito sean realmente castigados”.

Comete el delito de trata de personas quien promueva, solicite, ofrezca, facilite, consiga, traslade, entregue o reciba, para sí o para un tercero, a una persona, por medio de la violencia física o moral, engaño o abuso de poder, para someterla a explotación sexual, trabajos o servicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, servidumbre, o a la extirpación de un órgano.

Noticia anterior

Partidos se resisten a acatar la equidad

Siguiente noticia

Reconocimientos a músico y deportista