Inicio»Carmen»Carnaval, negocio personal de Pérez y Ávalos, acusa Ayala

Carnaval, negocio personal de Pérez y Ávalos, acusa Ayala

0
Compartidos
Google+

Por segundo año consecutivo, el director de Educación y Cultura, Jorge Pérez Falconi y el coordinador de Festejos Municipales, Francisco Hernández Ávalos, lucran con el Carnaval como un negocio personal, incurren en malversación de los recursos y hacen de una festividad del pueblo en un evento elitista, solo para ricos.

Manifestó lo anterior, el dirigente de la agrupación de Sonorización, Ambientación y Animación de Eventos del municipio, Joaquín Enrique Ayala Bravo, al señalar sentirse defraudado por el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus.

Indicó que Pérez Falconi y Hernández Ávalos, han hecho que el Carnaval sea la fiesta de algunos cuantos empresarios, amigos y familiares, excluyendo a otros grupos, además de monopolizar el trabajo que se genera.

Prueba de ello es que este año, ambos asignaron todos los trabajos de sonorización y ambientación de las coronaciones y carros alegóricos, al Sindicato Único de Trabajadores de Equipos de Sonido Similares y Conexos (Sutessc) que dirige José Pastor Díaz Rivero, a cambio de dividir parte del raquítico presupuesto que se ejercerá.

“En ese gremio están afiliados todos los amigos sonideros de Hernández Ávalos, por ello decidió darles todo el trabajo, posiblemente por recibir algún beneficio económico, pero nos dejó sin trabajo a más de 40 de nuestra asociación”, acusó.

 

EVENTO ELITISTA

Por su parte,  Marcelo Rosario Arcos, presidente de la Unión de Ciudadanos, Gestoría Social Carmen, consideró que el edil Gutiérrez Lazarus convirtió la fiesta del pueblo en un evento elitista para la clase social acaudalada del municipio.

En las tradicionales fiestas en honor a Momo, los mejores lugares serán para quienes puedan pagar los 320 pesos que cobran por cada palco o los 40 pesos de los asientos en las gradas.

“Mientras las ocurrencias del presidente municipal violentan los intereses de los carmelitas, de nueva cuenta va privatizar una fiesta popular cobrando los espacios en gradas cuando la ciudadanía acostumbra a ir con su familia y apartar sus lugares con sillas para disfrutar del derrotero”.

Las familias de escasos recursos llevan hasta su comida y sus bebidas para no tener gastos excesivos y puedan disfrutar de esta festividad por la crisis económica que existe a nivel nacional y local.

Noticia anterior

Coronan a reina gay

Siguiente noticia

Cielo de tambores Niche alegra noche de coronación