Inicio»Carmen»Nueve heridos en riña de albañiles

Nueve heridos en riña de albañiles

0
Compartidos
Google+

Nueve lesionados dejó el zafarrancho protagonizado entre albañiles de Isla Aguada que se disputan la mano de obra del nuevo Puente Vehicular La Unidad, a las puertas del consorcio de empresas que construirán la estructura.

La trifulca se registró poco después de las 3 de la tarde, cuando el sindicato nacional Unión de Trabajadores de la Industria de la Construcción, Sección 15, realizaba las primeras contrataciones del personal de albañilería que había acordado con su similar de Isla Aguada.

Encabezados por Rubén Antonio Hernández Buenfil, unos 25 alarifes llegaron a la casa habilitada como oficina por las empresas Calzada Construcciones, Ingenieros Civiles Asociados y Construcciones y Dragados del Sureste, para exigir que los incluyeran.

Al ser rechazados por no ser sindicalizados, sacaron a relucir machetes, tubos y armas de fuego, relató Pedro Cu Morales, secretario general del Sindicato de Alarifes de la villa de Isla Aguada.

Hernández Buenfil, identificado como sobrino del comisario Martín Barrera Ramírez, inició con los golpes a diestra y siniestra y amenazas a los obreros que estaban en el local, ubicado a la vera de la carretera federal 180, a la entrada de la comunidad aguadeña.

Harlín Gabriel Cu González resultó con heridas profunda en la frente, cerca del ojo derecho, y pómulo izquierdo. Otros trabajadores sufrieron golpes en diversas pates del cuerpo.

Algunas víctimas respaldaron la versión de que Hernández Buenfil sacó arma de fuego y apuntó al rostro de Cu Morales, al tiempo que los amenazó de muerte.

Los nueve lesionados, entre ellos Cu Morales e hijo Cu González, acompañados por familiares y amigos, viajaron a Ciudad del Carmen para presentar denuncia ante la mesa de guardia B1 de la Vicefiscalía Regional, en contra de Rubén Antonio Hernández Buenfil, por agresiones, lesiones, amenazas y lo que resulte.

El dirigente alarife denunció que Hernández Buenfil lo amenazó de muerte a él y a su familia, por lo cual exige que las autoridades de justicia procedan en su contra y no permitan que su tío Martín Barrera Ramírez influya para que las agresiones queden impunes. “Que le apliquen la ley”, pidió.

Nínive Valencia manifestó que el sobrino del comisario municipal aguadeño se cree dueño del poblado. “Siempre presume que es protegido por su tío Martín, y que por eso nunca le hacen nada. Actúa como sicario y amenaza a quien le da la gana o se cruce en su camino”.

Las denuncias quedaron asentadas en el expediente AC-3-2017-258, por los delitos de lesiones dolosas o intencionales y amenazas, y serán integradas más quejas, pues al cierre de la edición las demás víctimas rendían declaración ante agentes del Ministerio Público.

Noticia anterior

Congestión vial en el Centro por accidente

Siguiente noticia

Exitosa actuación en Abierto