Tribuna Campeche

Diario Independiente

¡Ratero y acosador! le gritan a Solana

Vendió concesiones a sus amigos, acusa Díaz

Entre gritos de ¡Ratero y acosador!, fue recibido por locatarios del mercado “Alonso Felipe de Andrade (AFA)”, el director de Servicios Públicos, Néstor Solana Ramos, al recorrer el inmueble.

Durante el primer día —oficial— de operaciones del nuevo centro de abastos, los comerciantes Francisca González Mayo, Felicita Moreno Becerra, Jesús Manuel Díaz Rosado, José Dolores Espósitos Ordóñez y Efrén Bolívar Matú, junto con otros, le recriminaron al funcionario municipal la forma tan corrupta que empleó en la entrega de los nuevos locales.

Le reclamaron a Solana Ramos que no tienen gas LP en sus estufas, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) les cortó la energía por culpa del Ayuntamiento.

“Así no podemos trabajar” indicaron molestos los concesionarios del mercado, quienes se ven presionados para que antes de mañana  terminen de ocupar sus nuevos locales.

Mientras el funcionario municipal intentaba caminar, dicho grupo de comerciantes no dejaba de gritarle ¡Ratero y acosador!, sin embargo, él trataba de no escuchar la andanada de insultos que le lanzaban.

Solana Ramos cuando paraba su camino cerca de algún local, sacaba su mejor sonrisa para decirles “ustedes firmaron de recibido”, lo que acrecentaba el coraje del grupo inconforme.

En tanto la locataria González Mayo quiso confrontar al funcionario municipal, pero éste le daba la espalda y se protegía con el personal que lo seguía para que nadie lo moleste.

Aseguró que tuvo que endeudarse y empeñar sus joyas, para poder sufragar los altos costos de adecuar su puesto que le entregó el director de Servicios Públicos.

Por otro lado, el carnicero Díaz Rosado indicó que hay muchas caras nuevas en el centro de abastos, lo cual demuestra que Solana Ramos vendió las concesiones a sus amigos, dejando fuera a los verdaderos socios.

Por su parte, Espósitos Ordóñez manifestó que como no van a estar molestos, si varios locales están en manos de personas foráneas.

En tanto Moreno Barrera, con más de 23 años de contar con una concesión, afirmó que Solana Ramos la dejó sin local, “se aprovechó que estuve enferma».