Inicio»Carmen»Daño irreversible el megaproyecto en Nuevo Campechito

Daño irreversible el megaproyecto en Nuevo Campechito

0
Compartidos
Google+

El grupo ambientalista Marea Azul se opone a la construcción del megaproyecto de desarrollo portuario en Nuevo Campechito, porque representaría un daño irreversible.

Lourdes Rodríguez Badillo, presidenta de la asociación civil, solicitó a la Semarnat que lleve a cabo una consulta pública antes de autorizar el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) solicitado por el constructor Arturo Dorantes Garza.

Recalcó que para realizar ese megaproyecto, implica devastar 30.5 hectáreas dentro del polígono del Área de Protección de Flora y Fauna “Laguna de Términos”, lo que no se debe permitir por ningún motivo.

Indicó que el empresario regiomontano presentó ante Semarnat, el 13 de febrero, la MIA de ese megaproyecto, que se construiría en una superficie de 240.07 hectáreas, de las cuales 86.24 se ubican en el mar y 153.83 en tierra, dentro de ese polígono.

La terminal remota y los muelles estarían ubicados en zona de cuerpos de agua, donde está prohibido modificar la topografía e hidrodinámica de la zona con la generación de bordos y/o barreras físicas de cualquier tipo, y en la zona de manejo intensivo en tierra, precisamente sobre una superficie cubierta con manglar, cuya eliminación está prohibida en Programa de Manejo del Área de Protección de Flora y Fauna.

“En el marco del Programa Nacional de Impulso a Zonas Económicas Especiales (ZEE), y con apego a la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, publicada el primero de junio de 2016 en el Diario Oficial de la Federación, el proyecto reúne los requisitos marcados para contribuir con inversiones y acciones en áreas prioritarias del desarrollo nacional, derivadas de la política industrial sustentable, en sus vertientes local y regional”, justifica el empresario.

Pero para Rodríguez Badillo, lo asentado por el empresario en el MIA es incongruente y falso, porque el desarrollo no puede ser justificante para la destrucción del medio ambiente.

“La ZEE obedece a un plan de políticas sustentables de desarrollo ¿Y dónde está la sustentabilidad? Más bien, ese no es un sitio adecuado, quedó establecido en el decreto que por la riqueza biológica y el impacto antropogénico en esa zona es que entra vigor el decreto y posteriormente en el plan de manejo se establece que a la industria petrolera sólo se le dará mantenimiento a lo ya existente, pero no crecerá, y esta obra es para uso del sector petrolero”, puntualizó.

Por ello presentó un escrito dirigido a la encargada de despacho de la delegación de la Semarnat en Campeche, Dora Cano Castillo, con copia al director del Área Natural Protegida, José Hernández Nava, en el que solicita se lleve a cabo un referéndum, para saber si la ciudadanía está de acuerdo.

Noticia anterior

Artesanos marginados

Siguiente noticia

José Rebolledo, artista de madera