Inicio»Carmen»Impide zafarrancho desalojo en la Ortiz

Impide zafarrancho desalojo en la Ortiz

0
Compartidos
Google+

A punta de insultos, manotazos, golpes y escupitajos, vecinos de la colonia Ortiz Ávila corretearon a una actuaria, a policías y a una mujer que reclamaba la propiedad de un terreno que nunca ha vivido, con lo cual impidieron el desalojo de una familia que desde hace ocho años ha ocupado dicho predio.

El incidente ocurrió a las 10 de la mañana, cuando Yadira Liliana Torres Avalasen, quien se ostenta como propietaria del terreno, llegó a la calle “Guillermo Lliteras Repetto” acompañada por Yadira Jiménez Morales, actuaria del Juzgado Primero del Ramo Civil, y tres policías municipales a bordo de la unidad 045.

Tras bajarse del vehículo oficial rompieron los candados de la casa marcada con el número 17, donde habita Agustín Miss Puc, que en ese momento no estaba.

El desalojo se frustró cuando la lideresa Míriam López Fuentes se percató del operativo y llamó a vecinos, quienes a empujones, manotazos, golpes, gritos, escupitajos y amenazas, impidieron que sacaran las pertenencias de Miss Puc.

Mientras los acompañantes de la presunta dueña intentaban arrojar sobre la barda de lámina los artículos domésticos y bolsas con ropa que sacaron de la vivienda, un vecino lanzó puñetazo contra un acompañante de la actuaria. Sólo abanicó.

Torres Avalasen —expuso la lideresa—, nunca ha vivido en el predio, y los documentos que presentó en el Juzgado Primero del Ramo Civil, presidido por el juez Eddie Cárdenas Cámara, son falsos, pues están firmados por Olga Lidia Bernal Herrera, exfuncionaria de la anterior administración.

A Bernal Herrera se le comprobó la venta de cédulas de posesión en asentamientos irregulares a amigos y familiares, y fue despedida, recordó.

María Jesús Sánchez Cruz, representante legal de Torres Avalasen, mostró el expediente 515/11-2012/1C-II, en que el juez Cárdenas Cámara “nos autoriza fracturar las cerraduras, violentar puertas y hacer todo lo necesario para devolver la propiedad a su legítima dueña”.

Debido a que la trifulca, que duró hora y media aproximadamente, amenazaba con tornarse más violenta, se requirió la presencia de por lo menos cinco patrullas y unos 15 elementos armados con toletes más.

Incluso algunos niños participaron en la reyerta al desinflar las llantas de la camioneta de Torres Avalasen, que junto con la actuaria y policías optaron por retirarse sin cumplir su objetivo.

Noticia anterior

Concientizan sobre conservar patrimonio

Siguiente noticia

Herido en lío familiar