Inicio»Carmen»Incontables daños por pésimas calles

Incontables daños por pésimas calles

0
Compartidos
Google+

Son incuantificables los daños que provoca la apatía de la Dirección Obras Públicas, pues no hay colonia en la Isla que no tenga calles “adornadas” con baches, que cada día proliferan, se quejaron taxistas encabezados por Elías Acosta Mares, Octavio Ortega Arcos, Mayela Damas Cu, Enedino Alejo Guzmán, Manuel Sánchez García y Octavio Cisneros Rejón.

Por esta razón —agregaron molestos—, al menos una vez al mes tenemos que llevar nuestras unidades al taller por daños en la suspensión, sistema de escape, llantas, rines y carrocería.

Hay colonias donde preferimos no entrar, pues se maltrata mucho la suspensión, se rompe el mofle o a la carrocería le surge algún ruido. Además, como tenemos que andar a vuelta de rueda en calles oscuras, corremos el riesgo de ser asaltados por las incontables bandas de delincuentes que hay por todos lados, dijo Acosta Mares.

Los taxistas aseguran que pierden sus pocas utilidades en costosas reparaciones mecánicas ocasionadas por los baches, que se multiplicaron de manera alarmante durante la actual administración municipal. “Un ejemplo es la colonia Volcanes”, precisaron.

No hay colonia sin calles malas por la indolencia de las autoridades, como ocurre en amplia zona de la calle Malinche, entre Chichonal y Pico de Orizaba, del referido sector.

Aunque circulamos con cuidado, siempre encontramos un bache “oculto” por agua, cuarteaduras y deficiente alumbrado, así que estamos expuestos continuamente a gastos por desperfectos mecánicos y a la delincuencia.

Acosta Mares, que tiene más de 20 años en el oficio, expuso que en los últimos tres años la ciudad se ha deteriorado de manera alarmante ante sus ojos. “Es preocupante el abandono que prevalece”, lamentó.

Ante la inoperancia de Obras Públicas, en muchos sectores los vecinos usan escombro para rellenar baches, sin embargo, el tráfico y las lluvias los deslavan y agrandan en tamaño y profundidad, y si caes a alguno adiós llanta y rin, apuntó.

Como cereza del pastel, los vagos aprovechan la mala iluminación y la falta de rondines de la Policía Municipal para reunirse a consumir drogas y acosar a los transeúntes, por lo cual muy pocos se atraven a salir de noche.

Aquí el problema es la gente del Ayuntamiento, cuya soberbia los lleva a tirar el dinero a manos llenas en vez de ejercerlo en lo que debieran, en especial obras y servicios públicos. Las condiciones de la ciudad lo demuestran, aunque algunos no la quieren ver, recriminó Damas Cu.

Carmen —expuso—, se ha convertido en un municipio pobre con funcionarios ricos, incluso me ha tocado ir por personal del Ayuntamiento a bares, y he sido testigo de la manera en que derrochan dinero.

Los charcos —alertó Alejo Guzmán—, “disfrazan” múltiples y profundos baches en las calles, ante lo cual los conductores deben extremar precaución al circular. Todos los días hay nuevos hoyancos, y la autoridad municipal no se hace responsable de los daños que causa su negligencia.

Noticia anterior

Expone la CFE a población chenera

Siguiente noticia

Denuncia abusos y Micoperi lo despide