Inicio»Carmen»Gutiérrez Lazarus, psicópata peligroso

Gutiérrez Lazarus, psicópata peligroso

0
Compartidos
Google+

El exalcalde Pablo Gutiérrez Lazarus es un psicópata que debe abrir los ojos y darse cuenta de que ya no está en el poder, porque en su megalomanía se quedó en el viaje y cree que sigue siendo presidente municipal, lo que puede ser peligroso, por su tendencia a incitar a la violencia.

Advirtió lo anterior Froilán Palestino Cruz, delegado estatal del Frente Nacional de Pueblos Indígenas y Comunidades Marginadas, A.P.N., al subrayar que la perturbación del exmunícipe se agudizó peligrosamente al perder el poder, situación que no asume.

“Es un cuadro clínico reconocido por la siquiatría y ocurre cuando una persona inmadura debe entregar el cargo, se queda con las manos vacías y sin los lambiscones que le hablaban bonito todo el día. La falta de reconocimiento y una exagerada capacidad de actividad, conducen a una situación explosiva”, precisó.

Subrayó que en esta condición, el enfermo se muestra impaciente, ansioso, insistente, de muy mal humor y reacciona agresivamente a cualquiera que le lleve la contra.

Es evidente que padece delirio de grandeza, está convencido de su enorme fuerza y genialidad, asume una personalidad que no le corresponde, a tal grado su locura, que sigue sintiéndose presidente municipal; se quedó en el viaje, recalcó.

Desafortunadamente, su enfermedad mental lo lleva a creer que sigue en el cargo y en redes sociales difunde imágenes barriendo calles, pintando guarniciones y llega a tal grado su locura, que se metió a una escuela para inaugurar un domo, olvidando que las obras son de los ayuntamientos y se construyen con recursos federales.

Afirmó que eso constituye, además de una payasada, el delito de usurpación de funciones, que está penalizado y por el que podrían fincarle responsabilidades si así lo quisieran.

Conminó al exmunícipe a crear una asociación civil y devolver a la comunidad algo de lo mucho que robó, pero sin seguirse atribuyendo actitudes y actividades que corresponden exclusivamente al presidente municipal o a la Comuna en general, porque cae en una patología, él se ha apegado al poder, no quiere soltarlo y esto hace que siquiátricamente esté muy mal.

Por el bien de Carmen, debe ser atendido de inmediato por un siquiatra, porque se cree sus propias mentiras y termina por engañar a las pocas personas que aún lo siguen y que le deben favores, por lo que podría manipularlas y generar brotes de violencia.

“En el municipio ya no queremos violencia, necesitamos que la nueva administración trabaje, como lo está haciendo por el bien común, con proyectos, que saquen adelante al municipio”, externó.

Noticia anterior

Inauguran sucursal 37 de Banjército

Siguiente noticia

En 2017 se registraron 13 matrimonios igualitarios, asegura Notario Zavala