Inicio»Carmen»Terrorismo laboral en oficinas de Petróleos

Terrorismo laboral en oficinas de Petróleos

2
Compartidos
Google+

Alrededor de 50 empleados de confianza de Petróleos Mexicanos (Pemex) pertenecientes al proyecto Aguas Someras (AS01-1) del Activo Cantarell, denunciaron terrorismo y hostigamiento laboral de Jorge Alberto Rodríguez de la Garza, suplente de la coordinación del Grupo Multidisciplinario de Mantenimiento a Equipos Dinámicos.

En representación de los afectados, Manuel Hinojosa Jáuregui, delegado Estatal de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP), se quejó de las irregularidades en detrimento de los trabajadores en la planta del edificio de la Región Marina Sureste.

Y expuso: “Durante el aproximadamente un año que Rodríguez de la Garza lleva al frente de la Coordinación Multidisciplinaria, ha imperado y modificado lo establecido en los contratos de cada empleado de confianza”.

“Maneja una política de terrorismo hacia los empleados de Aguas Someras de Cantarell, es su manera de someter y acosar, y exigir que permanezcan más horas de lo establecido”, explicó el delegado de la UNTyPP.

No sé —continuó Hinojosa Jáuregui—, si altos mandos ejecutivos que controlan la Coordinación de Aguas Someras dirigen la orden a Rodríguez de la Garza, para obligar a los empleados a realizar más horas de trabajo y modificar las estipulaciones en el contrato.

En tanto, empleados que pidieron el anonimato para evitar represalias, revelaron que personal foráneo empleado en plataformas marinas fue obligado a permanecer en tierra y desempeñar horas extras de sus funciones, sin pagarles.

“Llevamos casi un año soportando al suplente de la Coordinación, que nos vigila de forma acosadora en nuestros cubículos, mientras compañeros con contratos en plataformas que se trasladan de otros estados no suben, porque Rodríguez de la Garza les ordena trabajar en tierra y en horarios no establecidos en los contratos”, expuso un empleado de confianza de dicha área.

Los oficinistas que tienen mayor contacto con Rodríguez de la Garza admitieron que no pueden desempeñar bien sus actividades por la constante presión sobre ellos.

“Nuestro horario de entrada es a las 8 de la mañana, la salida a comer a las 2 de la tarde para regresar a las 4 y salir a las 6, así marca lo firmado en nuestros contratos”, indicó.

En el caso de los foráneos, la mayoría se queda a trabajar hasta las 9 de la noche, cuando deben laborar en plataformas como citan sus convenios laborales, agregó otro empleado que dijo estar cansado del terrorismo laboral.  “Rodríguez de la Garza se cree señor de horca y cuchillo”, recriminó.

Noticia anterior

Peligroso el cruzamiento de la calle 29: vecinos

Siguiente noticia

Desarrolla la SCTIJ proyecto de biodiésel